Tlatelolco del ‘68 y los crímenes de lesa humanidad que continúan hasta nuestros días

Por Aarón Estrada

El martes 02 de octubre pasado se conmemoraron los 50 años de la masacre estudiantil de Tlatelolco.
El crimen de lesa humanidad más atroz cometido por el Estado Mexicano, contra sus ciudadanos, sus jóvenes y estudiantes, que marcó un antes y un después en la sociedad mexicana. Durante esos 50 años se ha dicho en diversas ocasiones que jamás se debe repetir un verano del ‘68, se ha dicho en las décadas de los 70´s, en los 80´s, en los 90´s y en los primeros 10 años del siglo XXI y hasta nuestros tiempos.
Durante la conmemoración de este doloroso recuerdo de la masacre de Tlatelolco de 1968, se dieron diversas manifestaciones, otra vez el recuerdo de las víctimas masacradas por paramilitares y militares, la mano siempre del gobierno Norteamericano en este funesto paraje de la historia mexicana se han recordado a las víctimas, se ha hecho eco en el Estado Mexicano que por fortuna no se ha cometido otro suceso de esa magnitud. ¿Pero realmente ha sido así?
El nunca más de un México ‘68, se escuchó en los 80´s pero continuó la violencia, desaparición forzada y muerte contra luchadores sociales del campo y la ciudad en manos de grupos paramilitares apoyados por el poder federal.
Se dijo en los 90´s que nunca más un ‘68, pero se dio la masacre de Acteal en 1996, donde otra vez paramilitares apoyados por fuerzas federales masacrados, en su mayoría mujeres indígenas (algunas embarazadas) que rezaban al interior de una iglesia, pidiendo por la paz, cuando ese grupo irrumpió de manera violenta y las asesinó. Se encarcelaron algunos culpables confesos mediante tortura en su declaratoria, hasta la fecha no hay justicia para ese caso, el cual llegó hasta las puertas de una Corte Internacional de Derechos Humanos.
Pero también en nuestro nuevo siglo, sucede al caso de San Fernando, en Tamaulipas en 2011, un asesinato masivo de al menos 193 personas a manos del crimen organizado, algunos de ellos eran migrantes centroamericanos. De este caso, se generaron órdenes de aprehensión al menos de 84 personas, ninguna de estas ha pagado con justicia por esa masacre.
Se ha gritado: “¡Nunca más una noche de Tlatelolco!” y ocurrió lo peor, una noche de Iguala de 2014, cuando un grupo de jóvenes estudiantes rurales indígenas de Guerrero, desaparecieron 43 jóvenes o fueron desaparecidos. La versión de la “verdad histórica” describe que en este crimen de lesa humanidad, hay al menos 20 personas detenidas por esos hechos, ninguna han dado una explicación satisfactoria sobre el paradero de los estudiantes, se siguen buscando. El grito de “Nos Faltan 43”, parece borrar de la memoria colectiva el de ¡Nunca más un ‘68!, pero en ocasiones han ido de la mano.
Entre los sexenios de Calderón y Peña Nieto, es decir, de 2006 al 2018, se han registrado 300 mil muertes violentas, siendo la época más sangrienta en la historia de México. Tan sólo en 2017 fueron 24 mil muertes violentas, de las cuales 15 mil se le atribuyeron directamente al crimen organizado.
En esos 12 años, el número de desaparecidos es de 61 mil 112 personas en todo el territorio nacional. Lo que se traduce en igual número de familias buscando a sus víctimas.
En la noche de Tlatelolco y días posteriores al 02 de octubre de 1968, se reportaron centenares de desapariciones forzadas, hasta la fecha, medio siglo después, sigue sin conocerse el número de personas que fueron desaparecidas y que aún siguen sin aparecer con vida. Sin embargo, testigos de esos hechos hablan de mínimo dos mil personas.
Lo cierto, es que aunque se ha tratado de ocultar otros sucesos de lesa humanidad, en 50 años México ha venido arrastrando una severa crisis de derechos humanos, que ha generado imparables y detonantes cambios en los últimos años, Enrique Peña Nieto y Felipe Calderón Hinojosa, no están tan lejos de quedar en la memoria histórica como pasó con Gustavo Díaz Ordaz y Luis Echeverría Álvarez.
México sigue sin aprender la lección, hubo avances, cambios significativos del ‘68 para acá, pero aun así, se ha demostrado que el Estado Mexicano continua ejerciendo el poder autoritario y violatorio de derechos humanos contra sus ciudadanos.
En la conmemoración del 02 de octubre, el presidente electo de México, Andrés Manuel López Obrador, ha dicho que nunca más se usará al Ejército para reprimir al pueblo. Su mensaje es de esperanza, pero esperemos, por el bien de todos, un País civilizado, y que esa promesa se cumpla en los hechos, no sólo en su sexenio, sino en los que vengan. Tlatelolco no se debe olvidar, como tampoco Acteal, San Fernando y Ayotzinapa.
Respecto a derechos humanos, en Tlajomulco el presidente municipal Salvador Zamora Zamora anunció en su primera sesión ordinaria de ayuntamiento la creación de una dirección de Derechos Humanos, la cual será encabezada por Giovanna Patricia Ríos Godínez, quien tiene experiencia en el cargo, con la finalidad de que se defiendan esos derechos se promueva una cultura de respeto y apoyar en algunos casos a familias de desaparecidos, así lo dijo el alcalde. Es sin duda una buena señal.

matanza-680x365

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: