EL GRITO DE INDEPENDENCIA NACIONAL

Por Quirino Velázquez 

Tiempo de contar…

“Las Fiestas Patrias son necesarias y útiles. Los pueblos tienen necesidad de amar algo grande, de festejar algo sensible, su conciencia y creencias fundamentales, que no son otras, que las del propio terruño” -José Martí-

EL GRITO DE INDEPENDENCIA
NACIONAL

A 208 años del Grito de nuestra independencia nacional en el pueblo de Dolores, el cura Don Miguel Hidalgo y Costilla enciende la mecha y es el punto de partida de nuestras ideas libertadoras y de emancipación, en búsqueda de soberanía nacional, justicia y libertad, para romper las cadenas de opresión de más de 300 años y dejar de ser súbditos de una monarquía para convertirnos en ciudadanos libres titulares de derechos y obligaciones. Por lo cual recordamos para volver a vivir la fiesta simbólica del pueblo, de la nación sin el menor atisbo de recurrir a la exageración o desmesura, como algunos personajes extranjeros nos acusan siempre de una exaltación del sentimiento nacional llamándonos chovinistas o con un falso patrioterismo.
No me anima ningún sentimiento de nostalgia del pasado, ni la idea fija de exaltar a los héroes que nos dieron patria y libertad, redacto esta modesta colaboración, fundada en mi libre albedrio, de no olvidar cuando tomamos agua del pozo, ¿Quién hizo el pozo?, subrayando a quienes aportaron las ideas emancipadoras y tuvieron la valentía de sacrificarlo todo, la vida misma si era necesario, para lograr ver una patria libre, independiente y soberana, porque sin reconocer a los autores de la construcción de esta gran Nación los pueblos se enferman y por el olvido cometen los mayores errores, pues no se puede vivir sin el pasado.
Ignacio Ramírez, El Nigromante frente a la columna de la independencia el 16 de septiembre de 1861 declaró en un memorable discurso: “¿De dónde venimos? ¿a dónde vamos? este es el doble problema cuya resolución buscan sin descanso los individuos y las sociedades; descubierto un extremo se fija el otro; el germen de ayer encierra las flores de mañana; si nos encaprichamos en ser aztecas puros, terminaremos por el triunfo de una sola raza para adornar con los cráneos de las otras el templo del Marte americano; si nos empeñamos en ser españoles, nos precipitaremos voluntariamente en el abismo de la reconquista, pero ¡no! ¡jamás! nosotros venimos del pueblo de Dolores, descendemos de Hidalgo y nacimos luchando como nuestro padre por todos los símbolos de la emancipación y como él, luchando por tan santa causa, desapareceremos sobre la tierra”.
La heroica de Hidalgo se explica desde su juventud, y también hasta su cadalso. La historia nos narra su comportamiento consiente y altivo en la derrota. Excomulgado desde el inicio del movimiento, por el obispo de Valladolid Manuel Abad y Queipo, que lo envía a la oscuridad de los avernos, posteriormente sentenciado a muerte por la santa causa de la libertad, es fusilado y decapitado en la Ciudad de Chihuahua en el año de 1811 es decir, el padre de la patria todavía sigue en el infierno, pregunta: ¿Por qué no se le perdona?
Durante la empresa del inicio de la guerra de emancipación, se forma una fuerza constituida por campesinos que podríamos llamar el pueblo en armas, los mandos superiores de estas improvisadas fuerzas insurgentes los encabezó el cura Miguel Hidalgo con el título de Capitán General y más tarde designado Generalísimo, título que conservara hasta ser despojado después de un juicio ignominioso y ser sentenciado a muerte, Ignacio Allende participa en la empresa en su calidad de Tte. General y Cap. General subordinado al Padre Hidalgo, Mariano Abasolo, participa con la jerarquía de mariscal y Tte. General.
Los mandos anteriormente mencionados conducen al Ejército Insurgente en sus operaciones con una muy limitada disciplina y armamento, pues la mayoría carecía de estudios y conocimientos militares exceptuando al Cap. Ignacio Allende, quien fue el cerebro militar de los inicios del movimiento insurgente y que va a aportar conocimientos para la organización de los contingentes.
El Grito de Independencia encarna el inicio de nuestra historia independiente, sintetiza la reunión de todos los símbolos nacionales, libertad y unidad, es el nacimiento de una nueva nación y cuyo padre de la misma es Hidalgo, como lo exalta El Nigromante en el discurso antes mencionado, un Hidalgo luchador e inmaculado que será seguido en la empresa posteriormente por Guerrero, quien a fin de cuentas el consumador verdadero de nuestra vida independiente pues sin él no hubiera sido posible la culminación del movimiento.
Miguel Hidalgo, José María Morelos, Vicente Guerrero, Ignacio Allende, Aldama, Abasolo y Matamoros, son las bases más sólidas y firmes sobre la cual descansa la construcción del edificio del nuevo orden, de una nación, fundada en la concordia y afanes de igualdad y fraternidad.
El Grito de la Independencia es una voz de unidad, de nuestras aspiraciones y también, símbolo nacional al lado de otros no menos importantes, como es nuestro Himno y nuestra Bandera, de los héroes antes mencionados que no debemos olvidar, representan también, la justicia y el afán de gloria nacional como decía Don Benito Juárez: Una sola es la patria
Como bien escribía José Martí durante su paso en la Ciudad de México con una profunda admiración a México y pensando en recoger ideas para la independencia de Cuba, en una reunión memorable con su amigo Don Guillermo Prieto afirmó: “Las Fiestas Patrias son necesarias y útiles. Los pueblos tienen necesidad de amar algo grande, de festejar algo sensible, su conciencia y creencias fundamentales, que no son otras, que las del propio terruño”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s