Día: 4 septiembre 2018

Agosto, el más violento del año en Tlajomulco

Por Aarón Estrada



Se cometieron 33 homicidios dolosos en el municipio, es decir, un muerto cada 20 horas



Agosto ha sido uno de los meses más violentos que se tenga registro en la historia reciente de Jalisco y Tlajomulco de Zúñiga. Durante ese mes se han contabilizado más de 150 homicidios dolosos en la entidad y en el municipio 33 muertos, es decir, un homicidio cada 20 horas.
Del 01 de enero al 30 de agosto se han contabilizado 167 muertes violentas en Tlajomulco, de los cuales 147 corresponden a victimas del sexo masculino y 20 han sido mujeres.
Tan sólo en los primeros 10 días de agosto se perpetraron 61 homicidios dolosos en Jalisco, un promedio de una muerte violenta cada cuatro horas, siendo éste el arranque de un mes con más violencia en las calles del Estado que se tenga registrado en los últimos años.
Al cierre de agosto se contabilizaron más de 150 homicidios dolosos en todo Jalisco, el 75 por ciento de ellos fueron perpetrados en municipios del Área etropolitana de Guadalajara, siendo este el mes más violento en la entidad, superando indicadores de 2017 y 1997.
En agosto de 2017 fue el mes más violento registrado ese año en la entidad, al registrar un total de 132 asesinatos.
De acuerdo a indicadores del Comisionado Nacional de Seguridad Pública, del 01 de enero al 29 de agosto pasado, Jalisco ocupa el sexto lugar con más muertes violentas en todo el País, al contabilizar mil 243 homicidios dolosos en ese periodo del año. Guanajuato es el Estado más violento de México en este 2018, al contabilizar mil 835 homicidios, le sigue Baja California con mil 761 homicidios; Guerrero con mil 522 muertes violentas, Estado de México con mil 462 muertes y Chihuahua con mil 318 casos.
De la semana del 24 de agosto a ayer jueves 30 de agosto, en Tlajomulco se cometieron tres homicidios dolosos, uno en Villa Fontana Aqua donde fue encontrado el cuerpo de un hombre de entre 25 a 30 años de edad en una de las calles de ese fraccionamiento
El mediodía del sábado 25 de agosto, se ultimó a un presunto delincuente dedicado a la ordeña de combustible, en un predio rural cercano a la Presa El Cuervo, tras un enfrentamiento que se dio entre civiles armados y militares. Y durante la medianoche del domingo 26 de agosto, un hombre que llegó herido a la Cruz Verde de Concepción del Valle, fue rematado por un grupo de civiles armados, que ingresaron a la clínica y abrieron fuego hacía él.
Este es el penúltimo mes de la actual administración municipal de Tlajomulco de Zúñiga y es el que más ha concentrado homicidios dolosos en este municipio.

LOS MÉRITOS Y LEALTAD

Por Quirino Velázquez 

Tiempo de contar…

“El éxito es fácil de obtener. Lo difícil es merecerlo” -Albert Camus-

“La lealtad no depende de las circunstancias porque es de la permanencia de los principios” -Francisco Garzón Céspedes-

LOS MÉRITOS Y LEALTAD

El mérito es una palabra hermosa pero desafiante. El diccionario la define como la “acción o conducta que hace a una persona digna de premio o alabanza” y también como el derecho a obtener un reconocimiento. Pero no nos dice quién establece los parámetros para medir esas conductas ni quién otorga el premio o el reconocimiento. El mérito es una medida de comparación y un método de selección.
Hay que tener méritos para ascender en una jerarquía. Asumimos que un general ha acumulado más méritos que un coronel; que el doctor obtuvo el grado porque demostró tener más méritos que un licenciado; que un nivel III del sistema nacional de investigadores se distingue, por sus méritos, de un nivel I. Los méritos son siempre selectivos y son, a la vez, un medio de autoridad para quienes los conceden. ¿Pero cuáles son los méritos que debe acumular una persona para ocupar una posición de autoridad en el gobierno? ¿Cómo y quién ha de calificarlos y evaluarlos? Sería deseable que cualquier persona que aspire a ocupar un puesto público en los gobiernos de López Obrador, de Enrique Alfaro y Salvador Zamora, posean, al menos, una trayectoria de integridad indiscutible, conocimientos probados sobre el área que estará bajo su responsabilidad y un compromiso sincero con la agenda de los próximos gobiernos y particularmente con la gente, con las personas, a la que pretenden servirles.
En México no ha logrado consolidar sistemas de carrera para integrar las administraciones públicas de los tres niveles de gobierno, entre otras razones, por la ausencia de criterios suficientes para calificar el mérito desde un principio. El mayor intento se hizo en el año 2003, pero no prosperó. En vez de ayudar a la eficacia del gobierno la entorpeció, pues las oficinas públicas no lograron definir con claridad los méritos que una persona debía tener para acceder a cada puesto. Así que se inventaron sobre la marcha y se estandarizaron, tomando prestadas cualidades y competencias gerenciales de la administración privada. El resultado fue una calca de funcionarios que acreditaban méritos para ser buenos gerentes de un centro comercial, pero que desconocían las peculiaridades propias del cargo público que ocuparían.
Por otra parte, en el terreno político, la lealtad –como la gratitud– no debe ser vista como un bicho raro al que debe fumigarse. Aunque en la política tradicional, la lealtad es una mera ficha en el tablero, ésta sigue siendo un valor que nadie puede arrancarle al ser humano, pues no hay fuerza que la doblegue. La lealtad es un valor que viene con el hombre. La lealtad y la gratitud son siamesas, caminan entrelazadas para ir forjando un hogar donde la envidia, los codazos, las zancadillas, los perversos intereses y los indignos no pueden entrar.
Lealtad es fidelidad, franqueza, nobleza, honradez, sinceridad y rectitud. La lealtad no se puede confundir con la sumisión, adoración o adulación. La lealtad da independencia de criterio con la patria, con el partido, el líder o el amigo. Lo ideal, coinciden desde analistas, periodistas y politólogos con quien he podido charlar del tema, es que se demuestra la lealtad política en tiempos de crisis, no en la bonanza.
Vamos ahora a un nuevo ciclo (las nuevas administraciones públicas de los tres niveles de gobierno) que se enfrentará, inexorablemente, a ese dilema: la preferencia por los méritos políticos por encima de los profesionales (aun con la esperanza de combinar ambos), o la apuesta por buscar a los mejores entre la sociedad en su conjunto, mediante un proceso de selección que premie por igual el conocimiento técnico probado, la integridad ética, la identidad y la lealtad política.
La reflexión da para mucho más, pero no el espacio disponible. Añado solamente una idea: mientras no se entienda que la administración pública es, además del trofeo del voto y de la lealtad política, el lugar desde el que se gestionan los asuntos que nos atañen a todos, no podremos avanzar.
Bien lo decían el novelista, ensayista, dramaturgo, filósofo y periodista francés nacido en Argelia Albert Camus y el escritor, periodista, investigador cubano-español y a quien Julio Cortázar lo consideraba como “narrador oral maravilloso” Francisco Garzón Céspedes: “El éxito es fácil de obtener. Lo difícil es merecerlo” y “La lealtad no depende de las circunstancias porque es de la permanencia de los principios”.

Afectan “cuotas voluntarias”, el bolsillo de padres de familia

En Lomas del Sur, a algunos estudiantes les fue negado el acceso a la escuela por no haber pagado las cuotas establecidas



El regreso a clases ha venido acompañado de un fuerte golpe para el bolsillo de los padres de familia que han de-sembolsado dinero para pagar las cuotas “voluntarias” que los planteles educativos piden.
En prácticamente todas las escuelas de nivel preescolar, primaria y secundaria de Tlajomulco, las cuotas por pago de inscripción dejan de lado el término “voluntario” para convertirse en exigencia por parte de algunas instituciones.
Dichas cuotas van desde los 300 hasta los 600 pesos de pago de inscripción por alumno, según la estancia educativa, tal y como lo argumentan padres de familia perteneciente al jardín de niños Agustín Yánez, ubicado en el fraccionamiento Santa Fe, “600 pesos de inscripción más algunos materiales que me pidieron para el niño y más uniformes, me he gastado casi dos mil pesos y para eso la dirección tiene otra lista en la que aparece quienes sí pagaron y quienes no, los clasifican y eso pienso que no está bien”, denuncio la señora Claudia Rodríguez, madre de familia.
En el fraccionamiento Lomas del Sur, el regreso a clases del pasado lunes 20 de agosto, para algunos padres de familia pertenecientes a la escuela secundaria #113, implicó el rechazo de sus hijos, a quienes les pidieron desalojar el plantel, tras no pagar las cuotas voluntarias.

“Yo sí pague, aquí tengo mi comprobante pero dicen que mi hijo no aparece en las listas y me regresaron a mi hijo hasta que no haya aclarado la situación en la dirección, las cuotas son voluntarias y en verdad hay padres de familia que no pueden pagar, que con trabajos mandan a sus hijos a la escuela y les están negando el derecho a estudiar”, manifestaron para este medio amas de casa de dicha institución.

Tal caso quedó evidenciado mediante un video grabado por los padres de familia afectados, del cual este semanario conserva una copia, en el que se observa la manera en que un directivo del plantel, le niega el ingreso a clases a un grupo de alumnos, así como pide a la vez, a los padres de familia reinscribir a los estudiantes.
El cobro de cuotas en los planteles educativos, son realizados con el propósito de mejorar las instalaciones y brindar comodidades a los alumnos, sin embargo, se han reportado en diversas ocasiones el caso de aulas educativas que carecen de mobiliario, bancas, pizarrones y de otros productos básicos al interior de baños y enfermerías, por lo que los padres de familia consideran que dichos pagos “no se usan en lo que se debe, muchas escuelas trabajan en condiciones deplorables y uno paga y paga y no mejoran”, añadió la señora Luz, manifestante.

c455b715-8ff4-468e-844c-991864aab92e

A %d blogueros les gusta esto: