Mes: septiembre 2018

Remodelarán vialidades en Cabecera Municipal y Zona Valle

Por Aarón Estrada



Ayuntamiento aprueba la inversión de 13 millones de pesos en tres proyectos de infraestructura urbana




Tres obras de infraestructura urbana para Cabecera Municipal, Valle Dorado, San Sebastián el Grande y la avenida Adolf B. Horn, con una inversión de 13 millones de pesos darán inició en próximos días.
En la Cabecera Municipal se sustituirá el adoquín, redes de drenaje y agua potable de la calle Nicolás Bravo, en donde se colocará concreto hidráulico, con banquetas y señalización por un monto de cuatro millones 647 mil pesos, en el tramo de la calle Constitución a Porfirio Diaz.
En tanto en San Sebastián el Grande, se rehabilitará la red de alumbrado público de la unidad deportiva de esa delegación y calles aledañas a ese espacio público, con un monto de 621 mil pesos, lugar donde se instalarán luminarias tipo led.
En el fraccionamiento Valle Dorado se invertirán cuatro millones 782 mil pesos en el reencarpetamiento de la avenida principal, del tramo que corre de la zona oriente hasta el fraccionamiento Valle de los Robles.
Mientras que en la avenida Adolf B. Horn, se instalarán redes de drenaje y asfalto en la calle Guayabo, de su entronque con esa vialidad hasta la calle La Gigantera, en los límites con Tlaquepaque, con una inversión de dos millones 916 mil pesos.
Este paquete de inversión pública que se desprende de partidas estatales, fue aprobado en la última sesión del Pleno del Ayuntamiento 2015-2018.
Se pretende que dichas obras inicien a la brevedad, durante octubre y noviembre próximo, antes de cerrar el 2018.
Para el próximo sábado 29 de septiembre se inaugurará el ramal de El Chirimoyo en San Sebastián el Grande, vialidad que conecta a esa población con la delegación de Santa Anita en Tlaquepaque, será la última obra que entregue el Gobierno de Alberto Uribe Camacho.

WhatsApp Image 2018-09-25 at 16.16.16

CUYUTLÁN DE SAN MIGUEL -II parte-

Por Octavio Guevara

Continuando con el contenido del libro PUEBLOS ANTIGUOS DE TLAJOMULCO, publicado el 20 de julio de 2018, coordinado por un servidor con la colaboración de los historiadores Jacqueline Salcedo y Rey Orozco, que ahora se encuentra en línea en redes sociales de manera gratuita podemos citar que de acuerdo las Noticias Geográficas y Estadísticas del Departamento de Jalisco, el pueblo de Cuyutlán en el siglo XIX pertenecía al curato de Tlajomulco, contaba con una población de 1,026 habitantes, la mayoría de estos se dedicaban como actividad principal a la agricultura, dentro de esto encontramos la siembra de trigo, maíz y frijol. El clima es algo húmedo. En esta época Cuyutlán, tenía un juzgado de paz y una escuela municipal. En cuanto a su ubicación, distaba de la cabecera del partido a 2 leguas al S.E. lo que actualmente seria a 8.5 kilómetros del centro de Tlajomulco y a 44 kilómetros del centro de la ciudad de Guadalajara.
En el pueblo de San Miguel Cuyutlán está localizado en las faldas del cerro Viejo, la población se dedicaba principalmente a la producción de trigo, maíz, frijol, camote y frutas como el mango y las uvas.
Existen varios casos de despojo en Tlajomulco se localizan por medio de las quejas por conflictos de agua ante el Gobernador del Estado, por la prohibición y abusos de agua de arroyos, lagos y ojos de agua; en febrero de 1908, Hilario Morales y más vecinos del pueblo de Cuyutlán, piden sea solicitado a Francisco Real que no les prohíba el uso del agua de los Laureles de la cual habían hecho uso desde años atrás:
“Que somos dueños y hemos estado disfrutando hace muchos años de una pequeña corriente de agua conocida por el arroyo de los Laureles procedente de una vertiente que brota al sur de dicho pueblo de Cuyutlán. Con tal agua hacemos el riego de nuestras pequeñas huertas, lo cual no hemos podido ejecutar desde el trece de enero pasado, en que Don Francisco Real vecino acomodado del pueblo, de propia autoridad ha desviado la corriente para aprovecharla en sus terrenos”.
En el Archivo Histórico Tlajomulco de Zúñiga, se encuentran varios documentos sobre los problemas entre los campesinos indígenas y los grandes propietarios fueron muy comunes en Tlajomulco. Un documento fechado en la Hacienda de La Concepción el 9 de febrero de 1918, hace constar que los indígenas de Cuyutlán exigían el maíz que el hacendado Isidro Orozco les había arrebatado: 300 hectólitros.
En el Diario Oficial de la Federación, publicación de 27 de mayo de 1921, según consta, el 20 de agosto de 1915, los vecinos de San Miguel Cuyutlán solicitaron al C. Gobernador del Estado de Jalisco la restitución de su ejido. En 1848 este ejido se repartió entre 181 y 191 indígenas, hasta que los hacendados circunvecinos les despojaron violentamente. El C. Gobernador resolvió el 7 de febrero de 1916, otorgarles una posesión provisional de 1,500 hectáreas de tierra.
De los datos recabados, se sostiene que el pueblo de San Miguel Cuyutlán tenía 924 habitantes distribuidos en 259 familias, cuyos jefes eran agricultores; el pueblo contaba con 31 hectáreas de mala calidad. La resolución del Gobernador fue tomada con negativa por los indios, solicitando una nueva revisión.
Por resolución presidencial de 10 de mayo de 1921, dotó al pueblo de San Miguel Cuyutlán con 2,540 hectáreas. Se afectaron las fincas de ‘‘El Recreo’’, ‘‘El Derramadero’’, ‘‘El Membrillal’’, ‘‘La Esperanza’’ y anexas, propiedades del C. Ildefonso Tejeda; ‘‘La Joya’’ y ‘‘Santa Rita’’, propiedad del C. Isidro Orozco, y el resto se tomó de las propiedades de los CC. Jorge Orozco, Cristianino y José María Landino y Francisco del Real.

Salvador Zamora presentará su gabinete hasta el lunes

Por Aarón Estrada



La tesorería quedará a cargo de Irlanda Baumbach, ex jefa de finanzas del gobierno de Guadalajara y la controlaría municipal estará encabezada por José Luis Ochoa González



El Gobierno Municipal de Tlajomulco, encabezado por Salvador Zamora Zamora, tendrá como secretario general del Ayuntamiento a Omar Cervantes Rivera, quien durante los últimos seis años se desempeñó en la dirección y posteriormente fue coordinador de Participación Ciudadana y Construcción de Comunidad del municipio.
Cervantes Rivera es la propuesta que presentará para ese cargo Salvador Zamora al Pleno del Ayuntamiento que iniciará labores el próximo 01 de octubre en la primera sesión ordinaria.
La propuesta de Zamora Zamora para dirigir la Tesorería Municipal es Irlanda Baumbach, quien anteriormente en el trienio 2010-2012 había trabajado en esa misma dependencia como encargada de finanzas y apenas en septiembre pasado, ocupaba ese cargo en la Tesorería de Guadalajara, personaje de confianza y mano derecha del ex tesorero tapatío Juan Partida Morales, futuro Secretario de Administración, Planeación y Finanzas del Gobierno de Jalisco.
La contraloría municipal quedaría bajo la titularidad de José Luis Ochoa González, quien hasta en este momento, laboraba en esa misma dependencia como jefe de responsabilidad administrativa.
Hasta el mediodía de ayer jueves, Salvador Zamora Zamora no había dado a conocer de manera oficial a quienes conformarían su gabinete, se espera que esos anuncios los haga antes de rendir protesta el próximo 30 de septiembre o sea una vez como alcalde en funciones a partir del lunes 01 de octubre. Por ende, no se conocen de manera oficial los nombres de mujeres y hombres que ocuparán los principales cargos en el Gobierno de Tlajomulco para el periodo 2018-2021.
Durante el transcurso de la semana -de lunes 24 al jueves 27 de septiembre – los rumores y menciones de posibles integrantes del gabinete de Zamora Zamora circularon en distintos medios, sin embargo, no se dio nada oficial, pero sí sostuvieron una reunión privada en un salón del hotel Encore, en el corredor Adolfo López Mateos Sur, el pasado martes 25 de septiembre.

Tesorería-Tlajomulco

Liquidan a más de 1000

Desde el viernes 21 hasta ayer jueves 27 de septiembre, se llevó a cabo el proceso de liquidación a más de 920 servidores públicos y funcionarios del gobierno saliente de Tlajomulco, como parte del proceso de conclusión de la próxima administración 2018-2021.
En este proceso de liquidación se les pagó hasta el día 30 de septiembre, se incluyó sus prestaciones a las que fueron acreedores hasta ese día, así como lo correspondiente a su aguinaldo y se les entregó, en algunos casos, el bono por el día del servidor público.
Las liquidaciones se hicieron en tres etapas, la primera, fue aplicada para un grupo de 300 empleados y funcionarios públicos de primer nivel el pasado 21 de septiembre, la segunda se aplicó el 24 y 25 de septiembre a más de 500 trabajadores de confianza y la tercera y última a un grupo superior de 200 funcionarios, ayer jueves.
A cada uno de los finiquitados se les hacía firmar su respectiva renuncia, previo a entregar su cheque con su liquidación, documento que sirve como aval al Gobierno de Tlajomulco, para evitar posibles denuncias por despidos injustificados.

Liga de futbol Lomas del Sur

Categoría 2000-2002
Occidente Lomas del Sur 2 – 1 Vikingos

Occidente de Lomas Del Sur que dirige Jorge Pérez venció con marcador de 2 – 1 a los Vikingos de Puerta Real que son comandados por el profe Emilio.

deportivos occidental

Deportivo Imperial 3 – 1 Barcelona

Después de la caída en el torneo relámpago, el Deportivo Imperial del profe Leonardo Aceves regresó a la senda del triunfo, en donde se jugó el orgullo vecinal para así mantenerse como líderes generales e invictos en este torneo. El Deportivo estrenó nueva piel y derrotó al Barcelona, equipo dirigido por el Capitán Uriel y que es sublíder de la competencia. El marcador se cerró con un 3-1.

deportivo imperial

Deportivo Potosino 1 – 4 Borussia

La escuadra dirigida por el profesor Suazo cayó esta semana por goleada propinada por el Borussia de los Encinos del profe Juan Manuel Palacios.
Los del Deportivo, equipo proveniente de Hacienda de los Eucaliptos, no encontraron la suya y fueron rebasados en el terreno de juego por un Borussia que salió con hambre de triunfo y logró quedarse con la victoria con un marcador de 4 a 1.

Dominical categoría 2000 – 2002
Juventus 0 – 11 Guerreros

En su primer encuentro en la liga de Lomas del Sur, el Juventus de Colinas del Roble, dirigido por Miriam Ivonne, fue recibido por el equipo de Guerreros de Lomas del Sur del que comanda Alejandro Flores.
Pero los de la Juve tuvieron que pagar derecho de piso y se toparon con unos furiosos Warriors que se desataron goleando y borrando de la cancha al nuevo equipo de Colinas del Roble con un contundente 11-0 donde el jugador más destacado fue Marlon que se despachó con cuatro goles y dando pases para gol a sus compañeros Chavita Alvarado y compañía.
Para la siguiente jornada los de la Juventus no buscarán quien la hizo sino quien se las pague y tratarán de consolidarse como un equipo importante en la competencia.

Murcielagos 12 – Deportivo La Fortuna 1

Otra goleada de escándalo se registró en la categoría 2004. El equipo Murciélagos del fraccionamiento Los Encinos, goleó y despedazó al equipo del Deportivo La Fortuna del buen amigo Alexis Ml. Con un marcador de 12-1 y así dándole la bienvenida a esta liga.

Real Madrid CR 2 – 1 Borussia Encinos

En otro debut en la liga, el equipo del Real Madrid de Colinas del Roble del profe Bernardo Virgen, inició con el pie derecho su participación en el torneo al recetarle dos goles al Borussia Encinos que dobleteó partido pero no pudo imponerse, por lo que el marcador quedó en un 2-1 a favor de los debutantes.

Tlajomulco se llena de fiesta y tradición

Por Noemí Figueroa



Cajititlán y Los Ranchitos, prevalecen celebrando a sus santos patronos



Cajititlán y Acati-tlán mejor conocido como Los Ranchitos, estarán de fiesta en próximos días, con el objetivo de rescatar y celebrar a sus respectivos santos patronos.
En Cajititlán, aunque es en el mes de enero cuando los pobladores celebran la fiesta grande en honor a Melchor, Gaspar y Baltasar, los tres reyes magos, a partir del 27 y hasta los primeros días de octubre, los oriundos de Cajititlán llevan a cabo unas fiestas internas en su población, con las cuales conmemoran el hallazgo de los tres reyes magos.
Y es que cuenta leyenda que durante el año 1905, un fuerte incendio en la parroquia de Cajititlán, acabó con las imágenes religiosas y la de los tres santos reyes, los mismos que el sacerdote de ese entonces intentó restaurar y al recibir un no como repuesta, las tres reyes magos fueron enterrados en algún rincón de la sacristía.
“Después de 30 años, salió un hormiguero en la sacristía, el sacerdote que estaba en ese tiempo, en 1932, le dijo al sacristán que hiciera la lucha para acabar con el hormiguero. El sacristán quitó una loza para escarbar hasta el fondo del hormiguero, y se encontró la cara del rey negrito; le habló al Padre, repicó las campanas y asistió mucha gente para atestiguar el hallazgo que fue un 27 de septiembre de 1932. Desde entonces, se estableció esa fiesta de septiembre, como la fiesta del pueblo. Porque la fiesta de enero, es fiesta para los peregrinos que vienen”, señaló el Presbítero Antonio Olmedo, originario de Huentitán el Alto, para un medio de comunicación diocesano de Guadalajara.
En Los Ranchitos, las fiestas son llevadas a cabo en honor a San Francisco de Asís, cuyas fiestas tuvieron arranque desde el pasado 25 de septiembre.
Como cada año, durante las fiestas patronales de esta localidad, acude la venerada imagen de la virgen de La Purísima, que una vez el año, es la encargada de encabezar la procesión durante estos 9 días de festejo.
Como ya es una tradición, por las noches habrá eventos musicales gratuitos, y comida típica, además de juegos mecánicos con los que será complementada está celebración.

38576555115_a56a2b7b5d_k

Se nos adelantó en el camino

Por Víctor Maldonado

Deportivo Estrellas vs Vallarta

Liga Tlajomulco

El pasado domingo arrancó la liguilla de la liga Tlajomulco, llevándose a cabo los encuentros en la cancha de los Esquíveles, así como en la cancha de los Zalates, y también en otro encuentro en la unidad deportiva de Lomas de Tejeda.
Los primeros en pegarse un buen “gorileo” futbolero, fueron el Deportivo Coyo contra el San Nacho, los cuales culminaron en un empate a cero goles. Por otro lado, en el empastado de Lomas de Tejeda, el Deportivo Potros dio la sorpresa ganándole finalmente 3 por 2 al Tigres de la Cerrada.
En el encuentro del Deportivo Estrellas contra el mismísimo Vallarta, en este partido hubo un momento conmemorativo por parte del Deportivo Estrellas, ya que con honores le rindieron tributo en la portería a su guardameta que el pasado lunes perdiera la vida en un fatal accidente, nuestro amigo “Chava”.
Nuestro reconocimiento para el equipo Estrella que tuvo el detalle de unirse a la pena de la familia de su porterazo “Chava” Guevara, quien siempre estará en la memoria de todos los jugadores, así de como a quienes les detuvo un penal y sobre todo, de aquellos que se quedaron con las ganas de anotarle un gol.

VIOLENCIA E INSEGURIDAD

Tiempo de contar…

“Me opongo a la violencia porque cuando aparece para hacer bien, el bien solo es temporal; el mal que hace es permanente”. -Mahatma Gandhi-

Tiempo de contar…

“Me opongo a la violencia porque cuando aparece para hacer bien, el bien solo es temporal; el mal que hace es permanente”. -Mahatma Gandhi-

VIOLENCIA E INSEGURIDAD

El próximo domingo tomaran protesta e iniciaran funciones los gobiernos municipales electos en el pasado proceso electoral. Estos enfrentaran tres tipos de problemas: los que hereda de sus antecesores, las broncas imprevistas que encuentra durante el ejercicio del poder y los autosabotajes, esos conflictos generados por los efectos colaterales de las propias decisiones de los que se dicen y se sienten mandamases municipales. Pero de eso les contaré en otra ocasión, hoy tocaré un tema muy contado en todos los medios y que yo no me puede sustraer del mismo: la violencia e inseguridad que se vive en el país y de la que nuestro municipio no es ajeno.
Casi ninguna persona –excepto los políticos que traen guaruras pagados por el pueblo– se salvan de haber sufrir el lado más brutal y siniestro de nuestro país: la grave y terrorífica violencia que se vive todos los días en México. Esa violencia va de la mano con la percepción de inseguridad en la que el país está envuelto. Se trata de dos realidades relacionadas entre sí que se retroalimentan de tal manera que dan forma a una parte del imaginario colectivo. El tremendo incremento de delitos es innegable, al tiempo que crece la perturbación social y miedo compartido sobre esta situación.
Cierto que la violencia no afloja en este sufrido México. El primer semestre del 2018 vuelve a marcar una nueva cima sangrienta en el país. Además de asesinatos, feminicidios, robos, secuestros y extorsiones repuntan durante este periodo.
México cerró 2017 como el año más violento de su historia reciente –los registros federales homologados arrancaron en 1997–, superando el techo de asesinatos marcado en 2011, el epicentro de la llamada guerra contra el narco impulsada por el entonces presidente usurpador Felipe Calderón. De continuar la tendencia proyectada hasta ahora durante los últimos seis meses de este año, 2018 marcaría un nuevo hito violento en el país.
El año en curso es considerado por especialistas como el más violento de las últimas dos décadas. Los delitos de alto impacto son la normalidad en el México de hoy, mientras que desde hace tiempo nuestro país enfrenta una situación de violencia e inseguridad que el Estado no ha podido contener. Los gobiernos municipales, estatales y federal, ya sea por complicidad u omisión, están rebasados en su intento de neutralizar –no digamos acabar–este fenómeno que amenaza la estabilidad social.
Aunado a ello, de forma paralela existe una percepción de inseguridad generalizada. Según el INEGI, una abrumadora mayoría asume como inseguro su entorno inmediato, sus medios de transporte y los espacios públicos en los que se desenvuelve. Esta situación, aun cuando pudiera entenderse como un mero constructo social, tiene justificaciones firmes en la realidad.
La Encuesta Nacional de Seguridad Pública Urbana (ENSU), que levanta trimestralmente el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), reporta en su ronda de junio que casi 8 de cada 10 personas adultas considera que vivir en su ciudad es inseguro. Esta percepción se elevó en comparación con los indicadores de 2016/17. La sensación de inseguridad es permanente en el tiempo y a lo largo de la geografía nacional.
Lamentablemente México es hoy un país muy inseguro. Aquí la aplicación de la ley queda a deber, mientras aquellos que deben impartirla se resisten a transformar desde sus entrañas las prácticas que sumieron al sistema judicial en la profunda corrupción de la que se le ha buscado rescatar en los últimos años.
El problema de fondo no es la percepción de inseguridad, sino una realidad de violencia, horror y miedo que se impone todos los días y ante la cual las autoridades de todos los niveles de gobierno, así como el sistema judicial, tienen una deuda inestimable. El reto, entonces, no es solo político, de políticas, sistémico o de procedimientos, sino también cultural, por lo que la sociedad civil tiene que implicarse de lleno en este entorno.
Excluir a la inseguridad y la violencia de la discusión pública no ha sido la solución, como tampoco lo son las explicaciones oficiales que intentan promover la percepción de seguridad pública. El camino hacia un país en el que impera el Estado de derecho requiere que las instituciones, los gobernantes, los grupos de interés y la sociedad civil asuman sus responsabilidades; implica una coordinación profunda entre todos ellos en aras de que impere la ley. Más allá de percepciones, sin seguridad no hay futuro para los individuos, para la democracia. OJO: hay estudios que dicen que la inseguridad, la violencia y la corrupción no son los principales problemas de México, sino la desigualdad que es generadora de aquellas. De eso le cuento luego.
Bien lo dice el pacifista, político, pensador y abogado hinduista indio Mahatma Gandhi: “Me opongo a la violencia porque cuando aparece para hacer bien, el bien solo es temporal; el mal que hace es permanente”.

El próximo domingo tomaran protesta e iniciaran funciones los gobiernos municipales electos en el pasado proceso electoral. Estos enfrentaran tres tipos de problemas: los que hereda de sus antecesores, las broncas imprevistas que encuentra durante el ejercicio del poder y los autosabotajes, esos conflictos generados por los efectos colaterales de las propias decisiones de los que se dicen y se sienten mandamases municipales. Pero de eso les contaré en otra ocasión, hoy tocaré un tema muy contado en todos los medios y que yo no me puede sustraer del mismo: la violencia e inseguridad que se vive en el país y de la que nuestro municipio no es ajeno.
Casi ninguna persona –excepto los políticos que traen guaruras pagados por el pueblo– se salvan de haber sufrir el lado más brutal y siniestro de nuestro país: la grave y terrorífica violencia que se vive todos los días en México. Esa violencia va de la mano con la percepción de inseguridad en la que el país está envuelto. Se trata de dos realidades relacionadas entre sí que se retroalimentan de tal manera que dan forma a una parte del imaginario colectivo. El tremendo incremento de delitos es innegable, al tiempo que crece la perturbación social y miedo compartido sobre esta situación.
Cierto que la violencia no afloja en este sufrido México. El primer semestre del 2018 vuelve a marcar una nueva cima sangrienta en el país. Además de asesinatos, feminicidios, robos, secuestros y extorsiones repuntan durante este periodo.
México cerró 2017 como el año más violento de su historia reciente –los registros federales homologados arrancaron en 1997–, superando el techo de asesinatos marcado en 2011, el epicentro de la llamada guerra contra el narco impulsada por el entonces presidente usurpador Felipe Calderón. De continuar la tendencia proyectada hasta ahora durante los últimos seis meses de este año, 2018 marcaría un nuevo hito violento en el país.
El año en curso es considerado por especialistas como el más violento de las últimas dos décadas. Los delitos de alto impacto son la normalidad en el México de hoy, mientras que desde hace tiempo nuestro país enfrenta una situación de violencia e inseguridad que el Estado no ha podido contener. Los gobiernos municipales, estatales y federal, ya sea por complicidad u omisión, están rebasados en su intento de neutralizar –no digamos acabar–este fenómeno que amenaza la estabilidad social.
Aunado a ello, de forma paralela existe una percepción de inseguridad generalizada. Según el INEGI, una abrumadora mayoría asume como inseguro su entorno inmediato, sus medios de transporte y los espacios públicos en los que se desenvuelve. Esta situación, aun cuando pudiera entenderse como un mero constructo social, tiene justificaciones firmes en la realidad.
La Encuesta Nacional de Seguridad Pública Urbana (ENSU), que levanta trimestralmente el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), reporta en su ronda de junio que casi 8 de cada 10 personas adultas considera que vivir en su ciudad es inseguro. Esta percepción se elevó en comparación con los indicadores de 2016/17. La sensación de inseguridad es permanente en el tiempo y a lo largo de la geografía nacional.
Lamentablemente México es hoy un país muy inseguro. Aquí la aplicación de la ley queda a deber, mientras aquellos que deben impartirla se resisten a transformar desde sus entrañas las prácticas que sumieron al sistema judicial en la profunda corrupción de la que se le ha buscado rescatar en los últimos años.
El problema de fondo no es la percepción de inseguridad, sino una realidad de violencia, horror y miedo que se impone todos los días y ante la cual las autoridades de todos los niveles de gobierno, así como el sistema judicial, tienen una deuda inestimable. El reto, entonces, no es solo político, de políticas, sistémico o de procedimientos, sino también cultural, por lo que la sociedad civil tiene que implicarse de lleno en este entorno.
Excluir a la inseguridad y la violencia de la discusión pública no ha sido la solución, como tampoco lo son las explicaciones oficiales que intentan promover la percepción de seguridad pública. El camino hacia un país en el que impera el Estado de derecho requiere que las instituciones, los gobernantes, los grupos de interés y la sociedad civil asuman sus responsabilidades; implica una coordinación profunda entre todos ellos en aras de que impere la ley. Más allá de percepciones, sin seguridad no hay futuro para los individuos, para la democracia. OJO: hay estudios que dicen que la inseguridad, la violencia y la corrupción no son los principales problemas de México, sino la desigualdad que es generadora de aquellas. De eso le cuento luego.
Bien lo dice el pacifista, político, pensador y abogado hinduista indio Mahatma Gandhi: “Me opongo a la violencia porque cuando aparece para hacer bien, el bien solo es temporal; el mal que hace es permanente”.

“Lo Nuestro”, la apuesta a hacer el mejor gobierno de MC

Por Aarón Estrada

Este lunes 01 de octubre Tlajomulco amanecerá con nuevo presidente municipal. Se trata de Salvador Zamora Zamora quien asumirá la alcaldía de la administración pública para el periodo correspondiente de 2018 – 2021.
Zamora representa la continuidad de los gobiernos que ha tenido Tlajomulco a partir del 01 de enero de 2010 a la fecha, bajo el liderazgo de Enrique Alfaro Ramírez, hoy gobernador electo de Jalisco. Pero también, Salvador Zamora representa la identidad de políticos originarios del municipio, que pueden hacer gobiernos exitosos, ejemplares, con un equipo sólido conformado por tlajomulquenses, cuyo municipio ha sido la base electoral del proyecto Movimiento Ciudadano.
Por ese rasgo de un gobierno con identidad, la marca de campaña de Salvador Zamora fue “Lo nuestro”. Bajo ese lema, presentó sus ocho ejes estratégicos de gobierno, encaminado a una ciudad conectada, resiliente, sustentable, con crecimiento en desarrollo económico, industrial, agropecuario, eficacia administrativa, transparente, que genere políticas públicas para todos los sectores, principalmente jóvenes, madres jefas de familia, entre otros grupos sociales vulnerables.
Zamora llega a dirigir los destinos de un municipio, en circunstancias sociales complicadas, al igual que el resto de los alcaldes que asumen el cargo este 01 de octubre, la crisis de inseguridad los arrastra a una realidad. Independientemente de cómo se entregue la administración municipal en lo particular, en el pulso general de los ciudadanos y habitantes, está una ciudad cada vez más insegura, violenta y faltante de autoridad en las calles.
El gran respaldo de Salvador es sin duda el mandato de Enrique Alfaro que lo acompañará por al menos tres años. Alfaro ha suscrito el compromiso de resolver el tema de abasto de agua, la seguridad (mediante su proyecto sexenal de la refundación) y la movilidad en el municipio, con el respaldo de promover la construcción de la línea 4 del Tren Ligero para Tlajomulco.
Otro espaldarazo de Zamora es que recibe una administración distinta a la que recibieron sus antecesores, existen avances constantes en proyectos municipales de largo plazo y es un escenario favorable para la conclusión de esos planes de acción y no parte, como comenzó Alfaro e Ismael del Toro en 2010 y 2012, respectivamente.
Las bases están puestas, la estructura y maquina aceitada. Es la oportunidad histórica para concretar un plan de gobierno de Tlajomulco, la oportunidad que anheló Salvador Zamora desde que inicio en la política en los 90´s. Mejor tiempo y recursos para hacerlo, no se pudieron haber tenido antes, en ningún otro trienio.
Cada trienio no debe ser un proceso de borrón y cuenta nueva, pero tampoco de una plena continuidad (porque también pueden continuar los mismos errores), sino que debe ser un proceso de nuevos retos y oportunidades, en ese sentido parece entenderlo Zamora. Veremos si “Lo Nuestro” es la mejor versión de los gobiernos de Movimiento Ciudadano, como se lo ha propuesto el oriundo de Cuexco.

Ahora lo que sigue es el rescate de fraccionamientos

Por Víctor Hugo Ornelas

Miles de personas que comienzan una vida en familia, que recién contrajeron matrimonio o que parecen conejos y se reproducen cada primavera, apuestan a endeudarse gran parte de su vida, es decir, 20 o 30 años para adquirir una vivienda y empezar a conformar su patrimonio.
Sin embargo, lo que ocurre en la realidad es muy distinto a lo que cada uno de ellos planeó. Y no solo porque la vivienda comience a agrietarse, se filtre el agua, su patio mida cuatro metros cuadrados y solo tenga dos pequeñas recámaras amontonadas a un costado de lo que debe utilizarse como sala y comedor.
A esto le acompaña el hecho de que el fraccionamiento carece de una correcta prestación de servicios públicos, se registran robos a casa habitación, hay vandalismo y el ineficiente servicio de transporte colectivo no les garantiza la adecuada movilidad para trasladarse de una manera digna a sus escuelas o trabajos.
Lo anterior se ha ido normalizando, las inmobiliarias que pueden ofrecer contar con abasto de agua o tener una escuela cercana al conjunto habitacional que tienen en venta, lo presumen como si fuera un beneficio extra cuando esto debería ser el común denominador de cualquier proyecto de desarrollo urbano.
Si bien esta administración realmente se metió al tema de poner un tope para detener ese crecimiento desmedido y evitar la creación de proyectos que a la larga se convertirían en la pesadilla para la autoridad municipal y sobre todo una odisea de dificultades para quienes los pudieran habitar, la realidad es que el daño ya estaba hecho, fueron casi dos décadas en que Tlajomulco vio nacer un fraccionamiento tras otro y las consecuencias las padecemos día con día.
Dentro de todas esas consecuencias existe una que rebasa cualquier nivel antes visto, hay casas de interés social que están siendo utilizadas como fosas clandestinas para depositar cadáveres de seres humanos.
El enunciado parece sacado de una novela de terror que raya en la fantasía, pero no, no es literatura, es la realidad, hay viviendas que fueron construidas para convertirse en el hogar de una familia y contrario a eso hoy las vemos convertidas en panteones de la delincuencia organizada.
Hay casas que se han convertido en depósitos de combustible robado, en donde se vende gasolina como si se tratara de un producto en una tienda de abarrotes. Estos laberintos habitacionales de miles de viviendas han resultado ser el escenario ideal para realizar en ellas decenas de cosas que no tienen que ver en absoluto con el propósito para el cual fueron creadas.
Si bien las políticas para detener el crecimiento inmobiliario desmedido han sido un buen paso para cambiar la realidad de Tlajomulco, ya es necesario dar el paso siguiente y ese es establecer acciones que puedan propiciar el rescate de los fraccionamientos y conjuntos habitacionales en los que abundan las casas abandonadas.
Lo que sigue es convertir estos lugares en espacios dignos para la gente, en un lugar seguro, cómodo, reconfortante para las familias, un espacio en el que les guste vivir y no en el que habiten porque no hay de otra. Lo que se necesita es comenzar a rescatar uno a uno estos conjuntos habitacionales y entonces darle otro sentido a un municipio que durante años fue golpeado por la voracidad de empresarios inmobiliarios y gobiernos omisos; quién lo haga, que le pongan un monumento junto al General Zúñiga, porque habrá logrado lo que nadie hace no solo en Jalisco, en todo el País.

A %d blogueros les gusta esto: