Los nuevos billetes y la inflación

Por Aarón Estrada

Previo a la Guerra de Irak en 2002, las noticias internacionales presentaban a la ciudad de Bagdad, la capital Iraquí, como una urbe sucia, con alta desigualdad económica, carente de productos básicos y alimentos. La mejor presentación de esa crisis humanitaria económica era mostrar la hiperinflación que sufrían los gobernados por Sadam Hussein, donde mostraban costales de billetes para comprar una Coca – Cola de lata en una tienda.
La forma de justificar la intervención yanqui en Irak, era esa imagen repetida y replicada en los medios, unos kilos de billetes para adquirir un producto. Mostrando que su moneda no valía nada, una alta hiperinflación, como resultado de los candados comerciales que Estados Unidos les había puesto a los iraquíes con diversas empresas y otras naciones.
Se invadió Irak en 2003, cayó el régimen de Sadam Hussein, atraparon al dictador de la antigua Mesopotamia, le dictaron una cadena de muerte capital, lo llevaron a la horca y le dieron muerte a él y a su gobierno. Pasaron años y siguió la ocupación, hasta 2009, cuando el gobierno de EU encabezado por Barack Obama retiró las tropas norteamericanas, se puso fin a la guerra en Irak. Pero lo que nunca nos dijeron fue que la inflación continuó en ese País y sigue de manera elevada.
Ahora, el aparato mediático norteamericano, vuelve a retomar esas misma dosis, de presentar “la pobreza” de Venezuela, mostrando primero, la hiperinflación que tiene esa nación, donde un puño de billetes equivale a un papel higiénico. Su moneda dejó de tener valor, pero no cuentan porqué se dio esa perdida de valor en su moneda. No muestran que obedece también a altos aranceles y candados comerciales que le ha puesto Estados Unidos al País de Simón Bolívar. Pero la repetida imagen de kilos de billetes a cambio de un producto de la canasta básica, nos da entender una justificación, ante la posible intervención militar yanqui en ese País.
Pero México, no esta lejos de esos números de inflación, va por ese camino si no cambia de timón, veamos porqué:
El lunes, el Banco de México presentó lo que será el nuevo billete de 500 pesos, el cual tendrá modificaciones en materia de seguridad (relieves, hologramas, colores) e imágenes. Benito Juárez aparece como personaje principal, en el reverso la ballena jorobada y paisajes del mar de cortés. Es en tono verde, azul y crema, una mezcla de colores similares a los actuales billetes de 20, 100 y 200 pesos.
La razón de lanzar un nuevo billete de 500 pesos, obedece a que es el billete que más imprime el Banco de México, también el que más se falsifica y el más usado en el mercado. Por una sencilla razón, hay una gran inflación desde 2004, a la fecha se habla que la moneda nacional ha perdido 74 por ciento su poder adquisitivo. Es decir, lo que en 2004 se adquiría con 100 pesos, ahora se adquiere con 180 pesos, casi el doble.
Por esa misma razón, es que desaparecerá el billete de 20 pesos, la menor denominación en billetes mexicanos será de 50 pesos, el cual incluirá a un ajolote y a José María Morelos, con el fondo de Xochimilco. El de 100 pesos, desaparecerá Nezahualcóyotl, pondrá a Sor Juana Inés de la Cruz, con bosques y a la mariposa Monarca; el de 200 pesos, será temático a la independencia con Miguel Hidalgo y José María Morelos, con el fondo al reverso del Desierto del Altar (Sonora) y una águila real, y el billete de mil pesos, será alusivo a la Revolución Mexicana, con Francisco I. Madero, Hermilia Galindo y Carmen Serdán, con selvas mayas, un jaguar y Calakmul.
Pero eso no es todo, Banco de México ha anunciado que se imprimirá un billete de 2 mil pesos (cuyos pocos mexicanos veremos comúnmente en nuestros bolsillos), el cual tendrá el paisaje agavero (Jalisco), un murciélago en su reverso y al frente los rostros de Octavio Paz y Rosario Castellanos.
Expertos en el tema, financieros y economistas, aseguran que el lanzamiento de un billete de 2 mil pesos, es una señal de pérdida del valor adquisitivo de nuestra moneda. En términos populares, déficit y devaluación, es decir, tenemos más billetes, pero se puede comprar artículos inferiores a los que se adquirían con menos números en el papel moneda, no hace menos de una década.
Cuidado, nuestra inflación activa es superior al 51 por ciento de 2004 al 2018. La señal al imprimirse un billete que difícilmente podrá estar en el mercado, es un mensaje de que nuestra moneda pierde poder y peso, día tras día.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s