En Morena hay cambios en sus estatutos ¿Se reivindica con la izquierda?

Por Aarón Estrada

El Movimiento de Regeneración Nacional liderado por el presidente electo Andrés Manuel López Obrador, seguirá con una tendencia hacia la izquierda, con un filtro para definir a sus próximos candidatos a elección popular, basado en un Instituto Nacional de Formación Política de Morena, cuya dirección quedará a cargo de personajes como el investigador John Ackerman, los escritores Elena Poniatowska, Pedro Miguel, Paco Ignacio Taibo II, Jesús Ramírez y Rafael Barajas “El Fisgón” (caricaturista y periodista), entre otros actores progresistas fundadores de ese partido político.
Con esta modificación a sus estatutos, Morena le cierra el paso a aquellos nuevos afiliados que no comparten una visión progresista izquierda en la forma de hacer gobierno, algunos ex panistas, ex priístas e incluso del partido conservador Encuentro Social, que se sumaron a ese movimiento en semanas previas a la elección, como náufragos de sus barcos que estaban por hundirse, algunos personajes rescatables, otros impresentables, que siguen esperando ocupar un cargo importante en el nuevo Gobierno Federal.
Pero ahora con estas modificaciones, Morena pone un filtro a sus futuros candidatos, no le cierra la puerta a nadie, pero si desean ocupar un cargo de elección popular, tendrán que pasar por el visto bueno y preparación de los personajes antes mencionados.
Morena se reivindica como partido de izquierda, pero además, con la modificación a sus estatutos deja en claro que pasan de ser un partido de oposición que busca acceder al poder, a un partido que perfila a funcionarios públicos con capacidad para gobernar y formar cuadros para mantener al poder. Esa es la transición de ese partido, hoy en día la primera fuerza política de México.
En ese mismo cónclave de Morena, se aprobó que la renovación de dirigencias estatales y municipales, no será en noviembre de este año, sino para noviembre de 2019. Eso es favorable para personajes que no hace menos de un año se sumaron a ese proyecto político, que tiene opción de ser gobierno y estar en cargos públicos, pero con su debido filtro ideológico.
En ese congreso, el líder, mentor de Morena y presidente electo Andrés Manuel López Obrador dejó en claro que en el ejercicio de gobierno, el poder ejecutivo será de izquierda, velando por los pobres y con políticas públicas populares y progresistas.
“No vamos actuar como dirigentes que al llegar se traicionan así mismos y a sus seguidores”, expuso López Obrador ante los consejeros nacionales, además les pidió no encaramarse en el poder a sus integrantes de ese partido político.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: