Un lento saneamiento en la laguna de Cajititlán

Por Aarón Estrada



Los humedales, oxigenadores y plantas de tratamiento operan con regularidad, informó la dirección de Gestión Ambiental y Cambio Climático



Aunque en algunos puntos es observable la contaminación que padece la laguna de Cajititlán, incluso en pequeños sitios se presenta una densa capa de residuos orgánicos cubriendo el embalse, cuyo nivel del agua es bajo, en comparación con otros años en esta temporada de lluvias, para la autoridad municipal, los mecanismos para sanear las aguas de la laguna, así como generar mayor oxigenación en ese sitio, continúan trabajando de manera regular día a día.
Los 12 humedales naturales que se colocaron en distintos puntos de la laguna de Cajititlán en 2016, se encuentran trabajando con regularidad, bombeando y purificando el agua, mediante un sistema de filtraciones naturales, generados por energía solar, al igual trabajan sin contratiempos los dos oxigenadores, instalados en ese embalse en el verano de 2016 y las tres plantas de tratamiento de aguas residuales reportan su funcionamiento de manera regular, informó Miguel León Corrales, director general de Gestión Ambiental, Cambio Climático y Sustentabilidad del Gobierno de Tlajomulco.
“Las acciones implementadas para sanear la laguna, se mantienen trabajando con regularidad, pero soy consciente de que se observa en estos momentos en algunos sitios unas natas de residuos orgánicos en la superficie del embalse, estoy preocupado por ello, porque eso quiere decir, que está entrando gran cantidad de desechos por arroyos, riachuelos y cauces que descargan en la laguna durante el temporal de lluvias, o que el by pass de la planta de San Miguel ha sido abierto durante tormentas”, explicó el funcionario.
El único contratiempo registrado en estos procesos de saneamiento dentro de la laguna, fue la ruptura que tuvo el humedal flotante –el cual contiene plantas de vetiver, para hacer su proceso de filtración del agua-, el cual afectó dicho proceso de limpieza del embalse.
León Corrales detalló que se tienen informes de funcionamiento regular de las plantas de tratamiento en la laguna de Cajititlán, sin embargo, en tormentas pluviales densas, la planta de San Miguel debe abrir el by pass, para no desestabilizar los procesos de saneamiento y evitar dañar la planta, por lo que el agua residual durante la tormenta, entra de manera directa a la laguna.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s