El PRI colgó a su Judas, la violencia imparable

aaron

#ColumnaDeOpinión por Aarón Estrada

Como era de esperarse, el ex gobernador de Veracruz, prófugo de la justicia, Javier Duarte, fue aprehendido en Guatemala en pleno proceso electoral en el Estado de México, cuyas campañas el candidato oficial del PRI; Alfredo del Mazo Maza, primo de Enrique Peña Nieto no ve el fondo en su caída de las encuestas y ante la severa crisis de credibilidad que tiene ese grupo gobernante, era importante agarrar a su principal conejillo de Indias para mostrar que sí combaten a la corrupción, a ni más ni menos uno de sus principales financiadores de comisiones electorales, el  veracruzano Duarte de Ochoa.

Al nefasto ex gobernante del PRI; se le acusa de desviar por lo menos 86 mil millones de pesos del erario público para empresas fantasmas, que nunca existieron, con lo que saqueo prácticamente la entidad que gobernó, la cual llevo al grado de darles agua en lugar del tratamiento especial a niños con cáncer, además se le señala estar relacionado con el crimen organizado, lavado de dinero y otros ilícitos de ese nivel, se le giró una orden de extradición a México, para que sea juzgado por esos delitos en territorio jarocho.

El uso político de su detención fue festejado por los priístas, más que por los dirigente de posición y otros grupos sociales, para los actores más representativos del PRI nacional, la captura de su ex compañero de partido, fue vista como una joya del actual Gobierno Federal priista, sobre combate a la corrupción y delincuencia organizada. De pena ajena fue incluso ver como el priismo festejó ese hecho tan vergonzante que si Duarte de Ochoa llegó a ser un dictador en Veracruz, es precisamente porque contó con el respaldo del partido en el poder, todo el aparato del PRI, e incluso del abrigo del sexenio de Felipe Calderón, el panista, esposo de Margarita Zavala.

La algarabía de los priistas fue tan alta, que pareciera festejar el fin de un sexenio sangriento, con la captura de quien al último lo pusieron como Judas de lo que dicen es muestra de abuso de autoridad, saqueo del erario público y mal gobierno, como si todo lo terrible que ha sucedió en los años de Peña Nieto y Calderón Hinojosa se hubiera borrado con la aprehensión del dictador chiquito, un gordito de lentes.

Sin embargo, los grupos delincuenciales que operan en todo el País, le demostraron a los priístas que su México Mágico tricolor, tiene un dueño, poder paralelo, más fuerte en la sociedad, que hace justicia con su propio yugo y sin respaldo del Estado de Derecho, justo en esa Semana de Pascua, donde el viejo PRI vendió la idea que resucitó como un nuevo PRI Salvador, limpio, bondadoso y puritano, se desataron diversos hechos violentos en distintos puntos de la geografía nacional.

Sólo por mencionar algunos: En la semana transcurrida reaparición cabezas humanas frente a la Fiscalía General de Guerrero, en Acapulco se registraron al menos dos balleneras en plena zona turística, mientras que en Zihuatanejo civiles armados, prendieron fuego a 20 establecimientos de bares y antros en el área hotelera. En Michoacán, aparecen cuerpos mutilados en Apatzingán; en Sinaloa enfrentamiento entre fuerzas federales y presuntos sicarios cobra la vida del supuesto autor del ataque a un convoy del ejército ocurrido en octubre pasado.

En Nochistlán, Zacatecas, el 19 de abril los 27 mil pobladores de ese municipio fronterizo con Jalisco, vivió la peor noche de su historia, en una tremenda balacera que se registró en toda la zona urbana, entre sicarios del Cártel Jalisco con otro Cártel rival que opera en la región, donde se lanzaron hasta granadas, convirtiendo ese pueblo mágico en una zona de guerra, sin que alguna autoridad federal interviniera. Los municipales mejor se resguardaron y se pusieron prácticamente a rezar, ante la cantidad de hombres armados que estaban en el sitio, más de 80 de ambos bandos, según testimonios de los pobladores.

En el terreno local, en el Municipio se hallaron al menos cuatros cadáveres en distintos lugares y días, todos con la firma y huella de violencia del crimen organizado. Ese al menos es el reporte general que se tiene en últimas fechas que se tiene de la guerra contra el narcotráfico.

La violencia en el País es imparable, el Gobierno Federal no la puede parar, incluso en algunos lugares pareciera que la tolera en beneficio de sus grupos de poder. La pantalla de Duarte les está durando poco, así como también las elecciones en el Estado de México, Nayarit y Coahuila, gane quien gane, podrá hacer poco para frenar este espiral de la violencia. Y en Jalisco, los policías municipales y estatales se enfrentan por un supuesto raterillo de poca monta, mientras se fortalece en esta misma ciudad capital, el cartel más poderoso del Hemisferio.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: