México sin capacidad para recibir a repatriados

hugo color 2016Columna de opinión por Víctor Hugo Ornelas

Desde que Donald Trump llegó a la presidencia de los Estados Unidos de Norteamérica, la especulación se ha apoderado  de diversos sectores, el económico principalmente, pero otro de los que tienen mayor trascendencia para nuestro País, es el de la migración, cuya dinámica se ha visto afectada por las políticas que comienza a imponer el magnate norteamericano.

En México comienzan a registrarse dos fenómenos, los cuales se espera que irán creciendo en magnitud conforme transcurra el tiempo, uno de ellos son los repatriados, es decir, aquellos mexicanos que se encuentran avecindados en Estados Unidos y que por diversas circunstancias y razones son deportados a nuestro País.

Están por otro lado los migrantes provenientes de Centro y Sudamérica, que habitualmente buscan llegar a la frontera norte de México, y utilizan como ruta de tránsito el Estado de Jalisco, pero ante las dificultades que comienzan a surgir para ingresar sobre todo ilegalmente a Estados Unidos, han optado por alargar su permanencia en diversas entidades del País, incluso empiezan a considerarlas como una opción de residencia.

En el primer bimestre de 2017, Jalisco recibió a 1,017 personas deportadas que pertenecen a distintos municipios, una cantidad que no representa todavía un problema porque su incorporación no mermará la prestación de servicios y tampoco en gran escala el tema del desempleo, sin embargo, el País debe comenzar a contemplar que la cantidad de connacionales que regresen a territorio mexicano, crecerá conforme se afiancen las políticas de Trump.

Al respecto, desde el sector salud, desde universidades y diversos gobiernos, el discurso es que la nación está preparada para poder recibir a todas estas personas que puedan ser deportadas, pero tan solo es eso, un discurso que como muchos que elaboran los políticos, dista de la realidad, está lejano de las posibilidades del País y es por lo tanto una mentira.

La Universidad de Guadalajara, a través de su rector, señaló que está en condiciones de recibir y dar cabida a los estudiantes de la entidad que estén desarrollando su preparación académica en el vecino País del norte y sean expulsados, mientras que el Gobernador del Estado, Aristóteles Sandoval, mencionó que hay trabajo para los que puedan deportar, y el titular de salud a nivel nacional, José Narro Robles, garantizó que México está preparado para dar los servicios de salud correspondientes a los repatriados.

Las palabras suenan bien, casi me los puedo imaginar envueltos en una bandera tricolor y aventándose al barranco, pero la realidad es muy distinta, comenzando por la Universidad de Guadalajara, la máxima casa de estudios rechaza a seis de cada diez aspirantes a cursar una licenciatura, mientras que a tres de cada siete, los rechaza a nivel bachillerato; entonces, ¿cómo pretende hacer el rector para recibir a repatriados y darles un lugar que cada semestre dice que no tiene?

En cuestión laboral la cosa va más o menos por el mismo rumbo, en el Estado hay una tasa importante de desempleo, es más, seamos más crudos para analizar la situación, los que se fueron a Estados Unidos en su mayoría, es porque con el trabajo que tenían en su tierra, no les alcanzaba para una vida digna de ellos y sus familias, pues hablamos de empleos mal remunerados, de empresas voraces que explotan a trabajadores mientras ven crecer sus ganancias, todo con la anuencia del gobierno que promete dar trabajo a los deportados, pues que se los crea su abuela.

Y en el tema de salud la cosa está un tanto peor, en México se necesitan hacer trámites larguísimos para poder acceder a una consulta de especialidades, ya no se diga para recibir un tratamiento, conozco incluso casos de personas que fallecen esperando la atención de su seguro social.

Tenemos problemas con el abasto de medicamento, los servicios de salud no llegan a las comunidades marginadas, y a la fecha, no hay una cobertura universal, entonces cómo es que quieren hacernos creer que podrán atender a todos los mexicanos que sean regresados de Estados Unidos y hasta que podrán con los de Centro y Sudamérica, cuando desde hace décadas, simplemente no han podido levantar a este País.

 

 

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: