A calentar motores

hugo color 2016

Columna de opinión por Víctor Hugo Ornelas

El camino a las elecciones de 2018 está más cerca de lo que parece, principalmente por que los políticos son sumamente precoces, pero también es cierto que un año se pasa rapidísimo, y las decisiones no se toman al vapor, pues hacerlo puede costar una regiduría, una presidencia, o la capacidad de negociar algunos cargos públicos.

2018 pinta para tener una de las contiendas más interesantes en las últimas décadas, habrá elección a todos niveles de gobierno, y podría ser un año de transición en el Estado de Jalisco, pero también en el Gobierno de la República.

En lo local, la contienda más interesante será la previa a la definición de las candidaturas, pues de acuerdo a los números, tal parece que todo dependerá del camino que decida emprender el alcalde Alberto Uribe, que en caso de buscar una reelección, no habría prácticamente batalla y los siguientes tres años estarían en su bolsa, por más que pueda dolerle al PRI, PAN o PRD dicha afirmación.

Algunas de las políticas que ha emprendido el mandatario municipal han tenido una réplica interesante más allá de los confines de Tlajomulco, en otros municipios de la metrópoli lo ponen como el alcalde mejor calificado de Jalisco, incluso, ha logrado estar en el plano nacional con algunos temas como el anuncio de vetar a las empresas automotrices Ford y Chrysler, luego de que estas dijeran adiós a las inversiones en México tras presiones del presidente Donald Trump.

Lo dio por Uribe entonces, fue un anuncio que muchos esperaban por parte del presidente de la república, quizá por parte de un gobernador, pero nadie creía que fuera a salir desde un municipio que diez años atrás, era prácticamente desconocido en el País, por lo que el impulso fue mayor y se le aplaudió en todos lados, y esa sencilla pero potente decisión, le dio mayor fuerza en lo local al alcalde.

La contienda política se pondría interesante en Tlajomulco sí Alberto Uribe decidiera inclinarse por alguna de las opciones que ya le están puestas sobre la mesa, una de ellas, contender en Guadalajara para ser el sucesor de Enrique Alfaro en la Perla Tapatía, la segunda, apoyar al líder moral de MC en su búsqueda de la gubernatura de Jalisco y formar parte del gabinete como Secretario de Gobierno en el Estado.

Esto abriría las posibilidades para varios suspirantes del propio Movimiento Ciudadano, pero también de los partidos que hoy fungen como oposición, pues no hay dentro de los emecistas, una figura que garantice la continuidad de dicho grupo político en el poder, mientras que PRI y PAN, posiblemente PRD, al ver pérdidas otras contiendas electorales, o simplemente premio de consolación, mandarían una de sus cartas fuertes en el Estado para tratar de recuperar el municipio que políticamente vio nacer a Enrique Alfaro, que por su parte se perfila como el posible ganador de una elección estatal.

Aunque no todo es camino de rosas para Alfaro Ramírez, algunas de las decisiones que ha tomado su equipo no han sido las mejores, mientras que enfrente, Aristóteles Sandoval ha sabido aprovechar la coyuntura del gasolinazo y animadversión generalizada hacía Donald Trump para salir con discursos y acciones, huecas en realidad, pero que le han dado buen rating en lo local y hasta nacional, cosa que a su vez, le suma algunos puntos al PRI, que no querrá perder el poder en el segundo Estado más importante del País, y luchará hasta con la cubeta, si no por mantener la gubernatura, sí para tratar de tener mayoría en el Congreso del Estado y de alguna manera ofrecer alguna oposición a que en caso de que Alfaro llegue a ser gobernador, pueda actuar con libertad plena y haga del Estado una capital política como logró hacerlo Andrés Manuel López Obrador con la Ciudad de México.

Y precisamente en el plano nacional, es donde el PRI parece estar cavando su propia tumba, el discurso del “nuevo PRI” ya será muy viejo para cuando llegue 2018, estará desgastado, y para entonces ya muchos se habrán dado cuenta que los mensajes que emiten desde la sede nacional del tricolor, son los mismos que en su momento se emplearon para elaborar los discursos de Colosio, López Portillo y Miguel de la Madrid.

El PAN insiste en rasgarse las vestiduras a nivel interno, lo cual los ha llevado a la derrota en diferentes planos electorales, y no se ponen de acuerdo, ni ceden Margarita Zavala, Ricardo Anaya ni Moreno Valle, por lo que se ve complicado que a la hora de la verdad, se apoyen con tal de ver triunfar al partido, y apuesto más a que estarán deseosos de ver fracasar al prójimo.

De esa manera, Andrés Manuel López Obrador se perfila como favorito, el mensaje de que está loco y es un peligro para México va perdiendo sustento y sus propuestas tomando fuerza, pues todo lo que advirtió, cuando ganó Peña, hasta el momento se ha cumplido.

Los ciudadanos tenemos un año más para ir tanteando “el agua a los camotes” y ver cómo se comporta la clase política, para saber qué tipos estarán en la contienda y qué bestias nos vendrán a pedir el voto, al menos espero, que lo que resta del año, sirva para documentarnos, evaluar y conocer a los actores, para que en el 2018, no compremos espejos y los paguemos con oro.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: