Dejan varados a usuarios

ruta mortal.jpg

Tlajomulcas sufren por la falta de transporte público. Algunas rutas dejan de pasar antes de las 21:00 horas

Por Alejandra Paredes

Además de ir apretados, sin poder moverse y con mucha prisa, es como los tlajomulcas reciben el servicio por parte del transporte público que circula por el Municipio.

Muchas veces, el transporte público, limita a los habitantes de Tlajomulco, quienes tienen que apresurar sus tareas cotidianas, al tener que apurarse para alcanzar un lugar dentro de estos transportes.

Esta limitante, se presenta sobre todo para los vecinos de la Cabecera Municipal, así como para los colonos del fraccionamiento Agaves, el cual se encuentra sobre Carretera a Chapala, en donde el único transporte público que entra son los camiones Chapala o los transportes comunitarios.

En la Cabecera Municipal, es muy común observar filas de usuarios de transporte público, en donde esperan para poder hacer uso de este servicio, ya que también deja de pasar antes de las 22:00 horas, sobre todo la ruta 186/187.

“No necesitas esperar a que sean las 22:00 horas, desde más temprano puedes observar que dejan de pasar los camiones y te dicen que ya no hacen sus recorridos completos, es un problema, porque te bajas hasta donde llegas y tienes que caminar para llegar a la casa y ya vas cansado; se vuelve complicado porque no hay luz y tienes que ir a las ‘vivas’”, expresó un usuario de la ruta 186.

Por su parte, Martín López, quien vive en la Cabecera Municipal y trabaja durante el turno nocturno en Guadalajara, asegura que no puede descansar completamente, ya que “tengo que salir más temprano para alcanzar el River, llego dos horas antes al trabajo y son horas que podría descansar”.

Erika Espíndola, quien vive en la Cabecera Municipal y trabaja en Guadalajara, asegura que ya no hay ningún servicio de transporte que la lleve a su hogar después de las 22:15 horas, ya que el 186/187 que pasa sobre López Mateos, deja de circular desde muy temprano.

“Antes con el Tur (702), podía irme con un poco más de calma, ahora viene el River de dos pisos todo lleno, me da mucho miedo que hasta se vaya a voltear de tanta gente que se viene a Tlajo dentro de él, ya ni si quiera es necesario agarrarse para no caerse, porque el contacto con las demás personas es mucho, ya nada más hay que tener cuidado con los frenones”, dijo la madre de familia.

Y también agregó que actualmente la economía familiar ha comenzado a verse afectada, ya que “me ha tocado pagar Uber y la verdad es que no son 50 pesos hasta Tlajo, es un gasto muy extra, que se sale de mi presupuesto y hace que no me rinda el dinero”, finalizó Espíndola.

Mientras tanto, los vecinos del fraccionamiento Agaves, aseguran que es muy pesado tener que trabajar en la Cabecera Municipal y tener que trasladarse hasta la Carretera a Chapala, ante la falta de rutas.

“Es muy pesado el tener que vivir en Agaves y trabajar en la Cabecera. Es necesario tomar el camión de Chapala que cobra 15 pesos, esperarlo una hora y tener que llegar a San Miguel Cuyutlán, en donde hay que pagar un taxi por 15 pesos u otro tipo de transporte”, aseguró una madre de familia de dicho fraccionamiento.

Además, agregó que este gasto es muy pesado para la economía de su hogar, en donde tiene que solventar el “pago de los transportes de mis hijos, son varios y tienen que ir a la escuela, no podemos comprar un auto y siempre hay que andar con prisas para poder llegar a casa”, señaló.

 

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: