Día: 28 de diciembre de 2016

El otro lado de la difícil labor de piscar

15591788_1574425982584049_1405809854_n

Hay quienes se ganan cada peso de una de las formas más difíciles de obtener ingreso en el campo

Por Noemí Figueroa

“Después de la cosecha, viene la pisca”, o al menos eso es lo que cada año esperan los agricultores del municipio, quienes después de cuidar durante la época de lluvia sus maizales para cosecharlos y ponerlo a la venta, esperan el arribo de personas que obtienen ingresos de piscar.

Piscar en las labores del campo es la acción de colectar grano por grano después de la cosecha, trabajo que comúnmente realizan personas d4e escasos recursos en el municipio, que a través de esta labor buscan conseguir un ingreso más para sus familias.

En sembradíos como los ubicado en Lomas de Tejeda, son al menos dos personas que bajo los fuertes rayos del sol de un medio día, se dedican a piscar con tranquilidad, luego de que la cosecha de diciembre fue retirada en días pasados por los propietarios del predio “pedimos permiso para que nos dejaran pasar a juntar el maíz, pero esos granos ya son de los que sobran debajo de todo lo que primero los dueños de aquí juntaron (….) como quien dice a nosotros nos dejan sacar las sobras que la maquina no alcanza a sacar, juntamos maíz por maíz”, dijo Juan, quien con ayuda de una gorra buscaba cubrirse de los rayos del sol.

Una vez que colectan el maíz, las personas se encargan de venderlo por cuenta propia en precios que van desde los siete hasta las 15 pesos, aunque para juntarlo, les puede tomar más de una hora hacerlo, razón por la cual dedican días completos a piscar en distintos predios de siembra del municipio.

“Cargamos con una botella de agua, porque aunque hace frio, el sol no perdona, una vez me insole y sentía que la cabeza me iba estallar, pero así es esta chamba, hay que llevar la comida a la casa y a veces es del mismo maíz que juntamos del que usamos para comer, lo bueno que hay gente muy amable que nos han visto piscando nos llevan un taco”, compartió el entrevistado.

De acuerdo a la difícil labor que desempeñan estar personas, las mejores fechas para piscar son durante las últimas semanas de diciembre y la primera de enero, por el clima frio y por qué la posibilidad de aun encontrar granos de maíz entre los restos de hojas secas, es mayor, sin embargo, es un trabajo sumamente difícil, puesto que la mayor parte del tiempo es necesario estar una posición inclinada que además de resultar incomoda, termina por causar dolores en la columna a quienes practican la pisca.

Piscar es una labor muy conocida por los agricultores de Tlajomulco, pero que al igual que quienes la practican coinciden en lo difícil que resulta llevarla a cabo, no obstante en la mayoría de las ocasiones es la falta de recursos y de oportunidades de empleo lo que lleva a esta práctica a mujeres y hombres.

A %d blogueros les gusta esto: