Just do it

blanca bravo 2015 color completa

Columna de opinión por #BlancaBravo

¿Qué tal le va mí nunca bien ponderado tlajomulca? ¿Cómo se siente en esta vida de película? Qué digo de película, ¿cómo le va en esta vida de caricatura en la que  mucho nos la partimos y poco se nos reconoce? O dígame, ¿es usted de los pocos afortunados cuyo esfuerzo es bien valorado, bien difundido y bien pagado?

Hace no mucho, escuchaba las palabras de Odín Dupeyrón, palabras en las que él desvelaba los ocultos vicios de la búsqueda de uno mismo y de nuestra realización trascendental. Relataba, Odín, como en una ocasión al salir de su obra teatral 22:22 –recomendable por cierto- se le acercó un hombre y le contó que a lo largo de su vida había desarrollado tumores en el cerebro en dos ocasiones y en ambas había sobrevivido por lo cual sus seres amados le decían  que Dios lo permanecía en este mundo porque, sin duda, él tenía una gran misión. Aquel hombre se encontraba sobreviviente, pero inmensamente angustiado porque nomás no hallaba cuál era la Chinga’a misión. Odín, con su siempre fresca (en el sentido de cínicamente realista) forma de expresarse le respondió que por qué demonios tenía que cumplir una misión. “y si era un pendejo ¿qué? No pasaba nada. Podía ser simplemente un pendejo hasta que le llegara el siguiente tumor y no pasaba nada”.

Amigo tlajomulca, mi siempre amadísimo tlajomulca. La vida es cabrona; no es justa a veces (muchas veces), pero no es que nosotros estemos obligados a buscar la vida perfecta, el más alto anhelo, la inexistente perfección. Ya lo Dijo Dupeyrón, no estamos obligados a buscar el ser el número uno. No pasa nada si somos el cuatro. “que vayan los unos y se partan la madre, luego les seguimos los cuatro  y ya”.

Y no es que sea uno flojo, pero es que no todos tenemos que alcanzar los laureles del primer lugar, cruzar la meta y romper el listón con el pecho; habrá quienes sean inmensamente felices pisando el listoncito  ya trozado.

Usted mi preciosísima tlajomulca no es la mejor cocinera de la cuadra, ¿Yyyy? ¿A su marido no le gusta su comida porque no es como la de su madre adorada? ¿Yyyy? ¿Dónde dice que usted tiene que llenar el molde de otra mujer, y ganar el premio a la mejor chef tlajomulca? Llene sus propias expectativas y sea feliz con ello. Que su marido se ponga a cocinar, después de todo es él quien ha conocido ese “exquisito” sazón por toda su vida y quien lo añora, no usted.

Y qué de usted mi tlajomulcota machote, bigotón. Si su forma de ser feliz no encaja con los cánones regionales de ser hombre ¡Qué más da! Si a usted en vez de una “chela” se le antoja un “medias de seda” o una tacita de té con miel y tres gotas de limón ¿queeeé?

Y qué de los bellísimos “chiringuitos”; los pequeños y pequeñas tlajomulquitas. ¿Quién decretó que por ser inteligentes tienen que sacar puro diez o cien? ¿’onde dice que si son muy buenos para la música tiene que tomar clases de ello? ¿O que si dibujan bien tienen que convertirse en arquitectos?

¿’onde dice que si la jovencita está bonita tiene que vestirse como una damita y maquillarse, dejarse el pelo largo y casarse y tener hijos?

La vida – lo he repetido hasta el cansancio (el suyo, no el mío)- es tan corta, que no podemos vivirla tratando de llenar las expectativas de los demás; tratando de alcanzar el primer lugar, el número uno que si todos lográramos se repetiría en millones. Aprendamos de los candidatos a puestos de elección “popular”. Ellos dicen ir por el uno, pero tienen claro que sacarán partido de ser los eternos dos o tres o cuatro, pero con prerrogativa$.

Usted también, mi chulo tlajomulca, sea un ser humano sin número, sea usted, chínguele, pero por encontrarse a usted frente a usted, por alcanzar la felicidad, la plenitud desde su muy particular perspectiva. Ni siquiera se crea esa “chambrita” de competir con usted mismo pues nunca ganará, ni perderá;  sólo empatará. Échele los kilos a lo que usted de veras ame, disfrute y le sea complementario y hágalo sólo si realmente lo quiere hacer; a mí, ni caso me haga. ¿O usted qué opina?

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: