Buscan apoyo del pueblo y de las autoridades

dsc_0637

Una asociación civil que se creó hace poco más de dos décadas para apoyar a niños con discapacidad, ha comenzado a venirse abajo

Por Noemí Figueroa

Una institución educativa que durante casi tres décadas ha atendido a niños con problemas de autismo, parálisis cerebral, síndrome de down y retardo mental, ha comenzado a enfrentar las consecuencias del deterioro en sus instalaciones a causa de la falta de recursos.

Bajo el eslogan Calidad Humana, Respeto, Atención y Amor la asociación civil denominada Macel, fue fundada en el año de 1985 por un grupo de padres de familia que para ese año se encargaron de convertir dicha fundación en asociación civil, tras lograr afiliarla al Instituto Jalisciense de Asistencia Social (IJAS), fecha en la que dio inicio la edificación de las instalaciones que hoy en día están asentadas en la calle Cerezo #260, en la colonia Los Tulipanes, dentro del Municipio de Tlajomulco de Zúñiga.

En el pasado 2010, Macel A.C, con casi 30 años de existencia, puso en marcha el área de hidroterapia, con la cual se vieron beneficiados decenas de alumnos que presentan algún tipo de discapacidad, sin embargo la falta de recursos y de apoyo ha generado que las instalaciones de este centro de rehabilitación, comiencen a mostrar averías.

“Ahorita ha disminuido notoriamente la cantidad de alumnos que tenemos, entonces el ingreso de apoyos también es menor, es caro sostener un plantel de este tipo, sin embargo no nos hemos dejado caer, no queremos cerrar Macel, porque hay gente que lo necesita” expuso Alfredo Rubio Delgado, encargado de la Asociación Civil.

Macel es una fundación que se ha sostenido a lo largo de su existencia con el apadrinamiento a niños, cuotas voluntarias y el apoyo que les ha sido brindado por parte del Gobierno Estatal y Municipal, pero que en los últimos dos años han dejado de brindarles.

“Apadrinar a un niño cuesta dos mil pesos al mes, esa es la misma cuota que manejamos para los niños, pero ahorita hay padres que no pueden pagarla y sólo aportan doscientos pesos o nada, pero aún así Macel los recibe, hace falta gente que nos apoye porque el deterioro es inevitable” añadió Rubio Delgado.

Actualmente, las sesiones de hidroterapia que brindaba Macel, han sido interrumpidas debido a la falta de presupuesto, así como también se han visto obligados a reducir los gastos y algunos talleres de aprendizaje que realizaba la institución, sumado al evidente decaimiento del lugar.

En la sala de terapias físicas, las colchonetas y ciertos juguetes didácticos que son aplicados para la rehabilitación de los alumnos, lucen dañados por el uso, no obstante pese al estrago que atraviesa la institución, el personal docente no ha bajado la guardia y continua laborando, “era mucho dinero que se tenía que destinar para el pago de la luz entonces tuvimos que dejar de utilizar la alberca para las terapias (….) buscamos otras alternativas como calentadores solares, pero en conjunto con volver a rehabilitar la alberca, se necesitan más de 100 mil pesos” explicó el entrevistado.

Fue en el pasado 2014 cuando la Macel A.C recibió una de las últimas entregas que beneficiaron a la institución, que fue la construcción de una barda perimetral que les otorgó el Gobierno Municipal, desde entonces dicha asociación se ha mantenido de las pocas cuotas que recibe y esto a su vez ha recaído en el deterioro del sitito.

No bastando lo anterior, durante la madrugada del jueves 27 de octubre, un vehículo terminó por impactarse contra la barda perimetral de la institución, la misma que de acuerdo a Alfredo Rubio, han llevado meses solicitando el apoyo al Gobierno Municipal para plasmar en ella un mural y así transformar la imagen de olvido que brindan a los alumnos especiales, petición que esperan pronto sea atendida, así como también buscarán el apoyo de más personas que puedan apadrinar a dichos alumnos.

 

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: