Medirán niveles de contaminantes en ladrilleras cercanas a viviendas

whatsapp-image-2016-10-19-at-6-12-44-pm

El objetivo es demostrar a los productores, el daño que causa a la salud los combustibles utilizados

Por Aarón Estrada

Para conocer los tipos de contaminantes que arrojan los hornos de las ladrilleras, se medirá con un aparato electrónico especial, para conocer que químicos nocivos para la salud, salen del humo proveniente de la combustión del ladrillo rojo, protocolo que dará inició en próximos días, informó Miguel León Corrales, Director de Gestión Ambiental, Cambio Climático y Sustentabilidad del Gobierno de Tlajomulco.

La medición se hará de manera obligatoria en las 12 principales ladrilleras que tienen sus hornos colindantes con zonas habitacionales, escuelas, espacios públicos y edificios administrativos de Tlajomulco, a fin de conocer las partículas contaminantes que arrojan con los actuales métodos y combustibles utilizados para encender estos hornos.

“Tenemos la presunción de que son muy fuertes para la salud, los contaminantes que generan los hornos por el combustible que utilizan, los gases se conocen como carbono negro, por eso vamos a medir, además de que los mismos productores nos han pedido que lo hagamos, para ver si realmente se justifica el programa de reubicación a zonas despobladas”, explicó León.

La medición se dará con un aparato especial que distingue las partículas contaminantes durante 15 días, en al menos el 5 por ciento de los hornos que se tienen censados en el Municipio, principalmente en la zona centro de Tlajomulco. En base a los resultados obtenidos con estas medidas, se actuará de manera oportuna en la reubicación de hornos, cuyos propietarios no han acudido al llamado de cambiar su ladrillera a una zona despoblada.

«Si los contaminantes son demasiado graves, entonces debemos de dialogar inmediatamente, para que sepan que no pueden estar cerca de escuelas, viviendas o de oficinas públicas, como sigue ocurriendo en muchos casos”, precisó el funcionario.

En Tlajomulco, la producción de ladrillo rojo en base de barro, deja una derrama económica de 50 millones de pesos al año, oficio donde laboran cerca de 200 familias, la mayoría asentadas en la Cabecera Municipal y delegaciones de la zona sur de la localidad.

El titular de Gestión Ambiental, Cambio Climático y Sustentabilidad, recalcó que más allá de la reubicación de estos talleres, se pretende establecer un nuevo método sustentable para hacer la combustión de los ladrilleros, sin recurrir a la emisión de carbono negro para esta labor, como tradicionalmente se ha realizado en el Municipio.

Para el desarrollo de esa tecnología de encendido, León Corrales adelantó que un grupo de alumnos e investigadores del Tecnológico de Monterrey Campus Guadalajara, esta trabajando en la factibilidad y diseño de esa propuesta de nuevos mecanismos sustentable de encendido y quemado de ladrillo rojo, en base a la necesidad de los productores.

“El Tec de Monterrey va a poner estudiantes de niveles avanzados de maestrías y licenciaturas claves, para ampliar el proceso, esperemos que para diciembre se tenga una propuesta de solución que sea de beneficio para las familias que se dedican a la producción del ladrillo”, indicó.

Por el momento, el encendido de los hornos sigue sujeto a un reglamento municipal especializado en esta actividad, bajo la cláusula de que ante una pre-contingencia o contingencia atmosférica, se prohíbe su encendido, hasta que no disminuya la mala calidad del aire en el Municipio.

Ante la nueva modificación del Reglamento General de Gestión Ambiental, Cambio Climático y Sustentabilidad de Tlajomulco, la normatividad de ladrilleros se integrará como un capítulo a esta nueva ordenanza, en ella se añadirán los niveles permisibles de contaminantes que puede emitir uno de estos hornos, así como el combustible que se debe usar para el encendido.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: