La ley por el arco del triunfo

hugo color 2016Opinión de @Hugo_Ornelas

Pertenecer a una de las naciones más corruptas del mundo tiene una explicación muy sencilla, en México no obedecemos ni se hace valer la ley; sin duda no se descubre un hilo negro al decir esa frase, es más, la mayoría lo sabemos y somos conscientes de ello, pero no hacemos nada por cambiarlo.

Ese simple hecho de ignorar nuestras propias reglas quebranta la sociedad, desprestigia al País y afecta la credibilidad en los gobernantes, pero esas consecuencias solamente las tomamos en cuenta en el momento en que nos convertimos en la victima de alguna injusticia, porque de manera contraria, cuando uno es el que saca provecho al ignorar las normas, resulta que encontramos miles de justificaciones que jueguen a nuestro favor.

Hace unos días le pregunté a un automovilista que decidió estacionar su automóvil sobre la ciclovía, si sabía lo que estaba haciendo, su respuesta fue que sí, que lo sabía pero que “era solo un ratito”, es decir, era consciente de cometer una infracción pero como solo era por un ratito, pues no lo vio mal.

Me pregunto si en el caso de que a él lo asaltaran “solo un ratito” o le robaran tan solo un poquito de sus pertenencias, lo pasaría por alto de igual manera, la verdad lo dudo, una infracción es una infracción y punto, pero el caso es que no lo vemos completamente de esa manera cuando el que la comete es uno mismo, y eso es lo que nos estanca.

El problema, como muchos en México, encuentra sus orígenes en la educación, lo que nos enseña la educación básica y obligatoria respecto a las leyes es el artículo tercero y el 27 de cajón, y poco se abunda en muchos otros artículos de la Constitución Mexicana que resultan muy importantes para nuestra vida diaria.

El tema en cuanto a la ley en México está tan mal, que si uno quiere estudiarla, debe tomar una carrera en derecho para ello, cuando creo que la necesidad no solo del mexicano, sino de cualquier habitante de este planeta, sería que la materia de derecho no se tratara de una licenciatura, sino de una materia obligatoria como lo es el español, las matemáticas y la física, porque de poco nos servirá saber conformar un enunciado, hacer sumas, restas y ecuaciones, o saber que a toda acción viene una reacción, si no conocemos las leyes y por lo tanto no sabemos defendernos.

El derecho debe ser una materia que se aborde desde la primaria y hasta la preparatoria, para que cada mexicano tenga la oportunidad de conocer perfectamente sus derechos y obligaciones dentro del marco legal, y por consecuencia saber cómo defenderlos y exigirlos, algo que por supuesto no le conviene al Gobierno, imagínese nada más que todos supiéramos cómo defendernos y tuviéramos el conocimiento para hacerlo de manera legal, se les caería el teatrito a muchos gobiernos.

Eso no querría decir que todos seríamos abogados, no, bien podría existir la licenciatura a nivel universitario en donde se abordara más a fondo en distintas leyes y estrategias legales, pero si posiblemente se dignificaría a esa profesión, pues actualmente la imagen que hay generalizada del abogado se relaciona más con el engaño y el fraude que con la defensa y la honorabilidad que al tomar protesta juran desempeñar.

También serviría para varios abogadetes que vagan por ahí robando terrenos, adjudicándose propiedades y estafando gente, no la tuvieran tan fácil y tuvieran que buscar otras opciones para sacar dinero fácil que pasear por la calle autonombrándose licenciado a sí mismo y creer que por eso es mejor que los demás.

Pero bueno, siendo sinceros, hay que decir que la corrupción y la violación a las leyes no se acabaría con que todos supiéramos sobre ellas, abusos y negligencias siempre habrá porque así es como nos han educado, nos han hecho creer de forma estúpida, que la manera de sobresalir en algo es pisoteando o exhibiendo a los demás, pasándose por encima lo que dictan las normas, una situación que convierte a aquellos que se conducen con honestidad y respeto, en una víctima potencial de quienes solo están a la espera de ver cómo sacar provecho, pero lo peor de todo es que muchos de estos, son personas que tienen puestos estratégicos al haber sido seleccionados por la gente en una papeleta, ejemplo de ello son los exgobernadores Padrés del PAN y Duarte del PRI, que recibieron un voto de confianza y que abusaron del mismo para engordar sus cuentas y tener una vida que ni en sueños podrán tener sus gobernados.

duarte-y-padres

 

1 pensamiento sobre “La ley por el arco del triunfo

  1. Otro ejemplo del arco del triunfo son los salones de fiestas que bajo la mirada complaciente de las autoridades no dejan dormir a los ciudadanos de a pie que además pagamos impuestos, agua que no tenemos, descargas residuales que sabemos que el Ayuntamiento tiene a cielo abierto, etc, etc

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: