Sólo para pensantes

blanca bravo 2015 color completa

Columna de opinión por Blanca Bravo

¿Qué tal le fue de semanita mi muy estimado tlajomulca?  ¿Cuándo está usted leyendo esto? ¿Antes del fin de semana que “salvará a nuestros niños” o después? Mire amigo, mire amiga si usted está convencido de que es su misión por designio divino el protestar por los matrimonios igualitarios; el impedirlos como que a usted le tocara hacerlo, le pido por esta semana, cancelemos nuestro encuentro lecto- escritural y sigamos tan amigos como siempre. Usted no me lee esta semana y yo escribo, como siempre, lo que mi consciencia me dicta. Si por otro lado, usted desea poner en la balanza una opinión que pudiera (como todas las opiniones) enriquecer la suya, pues éntrele, léale y… charlemos con el espíritu abierto al prójimo, con el alma llena de respeto y con la mente llena de razón.

Nuestra constitución es clara: todos tienen derecho a contraer matrimonio sin discriminación.

La espiritualidad es clara: todos somos almas sin importar el cuerpo.

El amor es claro: un espíritu se complementa con otro espíritu.

Amigos, mi postura es resultado de una vida llena de experiencias de varios tipos; es resultado de un andar religioso y espiritual muy rico; es el resultado, también, del análisis razonado e inteligente de cada segundo de mi existir en éste mi entorno. “Pero, más, sin embargo” no hablaré de mí; del porqué pienso lo que pienso y respeto lo que respeto. Platicaremos, del derecho a ser.

Se están organizando marchas en todo el País para decidir por sobre el derecho de los otros a decidir. Se llevan lemas como el de “por nuestros hijos” “por la familia”, pero, ¿y el derecho de esos hijos y de esas familias a SER? Se dice que las parejas no heterosexuales no pueden tener hijos, pero, son hijos de heterosexuales. Se argumenta erróneamente que los homosexuales harán hijos adoptivos homosexuales, pero… si los homosexuales son producto de una “cierta “ educación, ¿cómo educaron los matrimonios heterosexuales a sus hijos para “hacerlos” homosexuales… Ah no- me dijo alguien- es que esos si los hizo Dios así pero, los aceptamos mientras no “ejerzan” . ¿Dios , realmente, querría la negación del ser?

Mencionemos al Cristo, al Nazareno Dios de los católicos y profeta  o hijo de Dios de otros cristianos. Él, si por algo se distinguía era por su aceptación a los tradicionalmente segregados; los pobres, los enfermos, los malditos, los poseídos, las mujeres. Los gays no me dirán, pero, ¿y cómo sabemos que no? la Biblia fue escrita por hombres que “inspirados” por Dios escogieron que metáforas usar, que historias recrear y que hechos incluir. Todo ello bajo su personal punto de vista, no hay de otra.

El Jesús amor aceptaba, recibía con mente y espíritu abiertos; llamaba a ver en tu propio ojo y no husmear el ajeno; pedía analizar tu propio actuar y no lapidar al otro. ¿Por qué, entonces, la obstinación de sectores de la sociedad en evitar algo que al parecer les es tan ajeno?

La frase “matrimonio igualitario” lo dice todo: igual para todos los iguales… no para discapacitados mentales, no para obligados a hacerlo, no para niños, pero sí igual para iguales.

Por un lado, millones de pesos se han gastado en espectaculares, en mensajes de texto al celular, en llamadas telefónicas, en movilizaciones, etc. para invitar a participaren la dichosa marcha. No vendré con aquello de mejor úsenlo en tal o cual cosa- no es mi estilo-.

Por otro lado, los de a pie, los jodidos, hemos hecho nuestra gachita parte: no pensar. Sin necesidad de convocatorias se han unido para llorarle a Juanga y no para respaldar a tanto chavo hambriento de justicia que se mueve sin un quinto en redes para luchar por alguna causa en la que creen.

Sólo dejo esto para “masticancias pensatorias” posteriores. Esto no es mi opinión es una realidad: a las marchas convocan poderosos y adinerados, que se sienten con el derecho de decidir y moldear a la sociedad. Dicen que el matrimonio tradicional ha de salvaguardarse, pero ese “tradicional” un día no lo era y fue impuesto también desde el poder. Dicen que la familia se debe preservar, pero SU modelo de familia, no la familia como cada quien por amor quieran conformar.

Amigo el respeto es privilegio de inteligentes, la “borregueada estatizante” es vulgaridad de muchos. ¿O usted qué opina?

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: