¿Quién pagó la nota?

hugo color 2016

#ColumnaDeOpinión por Víctor Hugo Ornelas

Cada vez que en este semanario publicamos información a través de la cual se exhibe a un servidor público ya sea por alguna irregularidad en su trabajo, o por ser participe en un acto de corrupción, la respuesta natural del señalado es habitualmente la misma, y es por medio de una pregunta ¿Quién pagó la nota?, algo que quizá es momento de responderles.

La nota la paga el lector con los siete pesos que desembolsan para adquirir el periódico y la pagan nuestros anunciantes que confían en las páginas de este semanario para promover sus negocios, no hay más, aquellos que lo preguntan cada semana, tienen que entender de una vez por todas que no somos iguales, y qué si están acostumbrados a resolver o atender las situaciones con dinero o chanchullos, en esta casa editorial entendemos las cosas de manera distinta.

Uno de los objetivos que persigue el periodismo consiste en revelar aquello que está fallando, exponerlo y así contribuir a que cambien las circunstancias, y para ello se corroboran datos, información y se hace uso de decenas de herramientas con las que cuenta esta profesión, entre ellas la transparencia y rendición de cuentas, es decir, mucha de la información se encuentra en crudo dentro de los portales de los gobiernos, pero puede resultar trascendental para documentar actos ilícitos o irregulares.

Cuando un funcionario se cuestiona, cómo es que se filtró la información hacía nosotros, cómo es qué sabemos o quién nos dio datos, exhibe dos cosas: una de ellas que no sabe leer, pero lo más importante, que su interés primordial no es mejorar las cosas que son señaladas, por el contrario, exhibe que es un tipo carente de auto crítica, sin la mínima intención de resarcir el daño que ha generado.

En el periodismo, al menos el que se desarrolla en este semanario, no existen encomiendas de ningún tipo, no hay nadie bajo la mira en específico, sí un funcionario aparece constantemente es, ya sea porque su protagonismo así lo requiere, o bien, porque su inutilidad lo demanda, y todo basado en un principio, perciben un salario proveniente del erario público, un sueldo que paga la gente con sus aportaciones de ley, y que pese a eso, en ocasiones se dan el lujo de tratar al ciudadano con las patas.

Estos funcionarios en específico deben entender que el Municipio no les pertenece, su cargo es un trabajo como cualquier otro salvo que en este tienen la obligación de servir, no importa sí les gusta o no les gusta, es su obligación primordial, y no hacerlo se llama omisión, y la omisión también es corrupción, y eso es lo que le hace daño a un sistema, por lo tanto es una falla y debe ser señalada.

Sabemos perfectamente que ese tipo de funcionarios no conoce la vergüenza, que su cinismo es tal que incluso les da para agarrar el valor de confrontar a quienes los cuestionan, sabemos que su nivel de arrogancia es bastante alto, que no conocen de humildad, que no entienden esa lógica de rendir cuentas, que no conocen de honestidad y no entienden que la posición que tienen no es un privilegio para su persona, sino una responsabilidad hacía los ciudadanos, y por lo tanto entendemos su forma de pensar cuando sienten amenazada su comodidad.

En este Municipio se anunció a inicio de la administración, una política de cero tolerancia hacía la corrupción, pero la percepción es otra, no se siente una mano firme que meta a raya a quienes se salen de ella, y mientras esa situación prevalezca, los casos de irregularidades se van a incrementar al generar confianza entre los infractores de que no pasa nada, pero ese es un tema que le concierne resolver al Gobierno.

En lo que a este semanario respecta, solo hay una forma de evitar la posibilidad de ser exhibido en las páginas, no actúen fuera de sus atribuciones, no abusen, condúzcanse con responsabilidad, en tanto que si quieren ser mencionados en lo que ustedes llaman “una nota buena”, entonces sorpréndannos, hagan algo que se salga de lo común, que supere las expectativas de la gente, será entonces que con gusto tendrán el reconocimiento correspondiente.

 

 

 

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: