En La Noria los colonos se dicen “olvidados” por el Gobierno

DSC_0149

Inundaciones, baches, saturación en los drenajes y mosquitos se han convertido en la queja de los habitantes de la zona

Por Noemí Figueroa

En el fraccionamiento La Noria, un grupo de vecinos han enfrentado la temporada de lluvias, que cada año les deja estragos, por cuenta propia, aún cuando los incidentes han dejado daños en sus fincas.

Se trata de habitantes asentados al término de las calles Río y Aguacero, en el mencionado conjunto habitacional, quienes tal parece que le hacen homenaje al nombre de sus calles, ya que con cada lluvia, y debido al nivel en el que se encuentran las fincas, el agua termina por invadir sus propiedades, a las que han tenido que colocar pequeñas bardas que impidan el ingreso del agua.

“Nadie se acuerda de nosotros, hace mucho tiempo que no se paran por aquí el ayuntamiento al menos para tapar los baches, es más hasta la basura se tarda en pasar, nosotros nos cansamos de pedir y ya mejor buscamos por cuenta propia como arreglárnosla”, protestaron los colonos de ese cruce, quienes añadieron la humedad en sus paredes que las lluvias de este 2016 ha dejado.

Además de las filtraciones de agua en sus fincas, a su queja se suma la existencia de mosquitos, debido a que escasos metros circula parte un cauce a cielo abierto, al que señalan de ser el principal impulsor para que este tipo de insectos portadores de enfermedades como el zika y el dengue, situación para lo cual piden la intervención del Gobierno Municipal, para fumigar esa zona del conjunto habitacional.

Sin embargo, para los colonos, los mosquitos y las inundaciones no son las únicas quejas que enfrentan a las afueras de sus hogares, pues la saturación del drenaje que de forma consta se hace presente en el cruce de las calles Paseo Hacienda La Noria y Acantilado, y que termina por arrojar aguas pestilentes, desciende hasta llegar al cruce de las calles Rio y Aguacero.

En el lugar, los baches han crecido hasta abarcar de un lado a otro de las calles, que en ese cruce dejan de estar conformadas por asfalto para pasar a ser de empedrado, por lo que la existencia de una escuela primaria en esa misma zona, afecta también de forma directa a los alumnos.

DSC_0134

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: