Pensar temprano

blanca bravo 2015 color completa

¿Cómo le va mi “enrevueltado” tlajomulca? ¿Usted es de los que pueden vivir en paz en este convulsionado entorno? Y si es así ¿Cómo le hace? Saca su armonía interior, tiene resbaloso su exterior o ya de plano tiene un plan “bélico-guerriento” pa’ combatir esta jodidísima realidad.

Nuestro País anda mal, muy mal; la gran mayoría de la sociedad anda ciega, muy ciega y una parte de ella anda consciente y muy en guerra. ‘Ora usted dirá “otra vez  Oaxaca”, pues lamento mucho (no es cierto) tener que decirle que este ejemplo que usted ha pensado es excelente para analizar la situación actual.

En el internet ese, del demonio, leía yo un texto escrito encima de una foto de un adolescente medio desgarbado: “Se quiere levantar en armas y no se puede ni levantar temprano”.

Obviamente se trataba de la crítica recurrente que se hace a todas esas personas, generalmente jóvenes, que predican ideales nomás de boca o con pancartitas por las calles, pero que según otros son unos “desquihacerados” que no sirven para nada. Hoy, mi “impactador” tlajomulca, quisiera que reflexionáramos acerca de la utilidad o inutilidad de levantarse en guerra y la de levantarse temprano.

Levantarse en guerra en Oaxaca o donde sea ha cambiado, como concepto, es más amplio. Se está en guerra con piedras y palos , pero también con carteles, pero también en la redes. Se alza el brazo ejecutor  o se alza la iluminante voz.

Decir que de nada sirve tanta difusión mediática, que todos pa’ morir nacimos, que eso pasa siempre y… que nada podemos hacer. Un levanta-tarde idealista sabría que si se burla y difunde el retraso legal y el irrespeto a los derechos básicos en manos de un gobierno bestial, pondrá en la mente de muchos la idea de lo irracional que resulta reprimir a los de abajo por manos de otros de abajo y por decreto de pendejos. Sabría que difundir la realidad en Oaxaca, más allá de simpatías o antipatías con los docentes es un trabajo de denuncia para lograr una consciencia que dificulte a los “meros meros” seguir haciendo lo que quieran con nosotros.

Claro mi tlajomulca madrugador que hay quien se levanta temprano y empieza su honrosa lucha diaria desde su trinchera, dando testimonio vivo de un actuar recto y protestando por la injusticia propia -lo cual ya es mucho decir y bastante difícil- y que hay escuincles que se levantan a medio día nomás pa’ seguir echados. Yo sigo admirando a un lagañoso chiquillo o chiquilla que empiezan la lucha dando el grito de guerra aunque no se lancen a ella, por encima de un desmañanado adulto miedoso y adiestrado que no se atreve ni a pensar en contra del bendito sistema.

Mi tlajomulca, échele ganitas. Empiece su guerra. Levántese en armas domésticamente, con sus amigos, con sus padres o hijos, con su pareja. Hable de asuntos que usted quiera, pero hágalo con un espíritu de análisis. Haga sus mini pancartas y péguelas en la puerta de su cuarto: “tengo derecho a…”; “lucharé por…”; “Nunca permitiré…”; “Es mi obligación…”. Piense que todos tenemos derechos; que las Instituciones tienen obligaciones para con nosotros. Empiece a levantarse tarde y a pensar temprano.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: