PAN, ex priístas y Morena los ganadores de las elecciones

aaron

#Columna: Por Aarón Estrada @aaronprensa

Voto de castigo, más que victoria para el PAN, es el saldo que dejó la elección del domingo pasado en 13 entidades de la república.

En las formas, lo oficial y visible, el PAN por primera vez será gobierno en Veracruz, Quintana Roo y Tamaulipas, estados cuyos anteriores gobiernos emanados del PRI tuvieron un tremendo desgaste político, social y económico, basta con saber un poco la breve historia de Javier Duarte al frente de Veracruz, para conocer, lo que era más que cantada la salida del tricolor de esa entidad.

El PAN con Miguel Ángel Yunes ganó el segundo estado que más votos le da al PRI a nivel nacional, Veracruz, sin embargo, la conquista en las urnas la hizo de la mano de la maquinaria de un viejo sabio y conocedor del priísmo en esa entidad. Un ex priista, pintado de azul, será quien gobierne al estado colindante con el Golfo de México.

Lo mismo sucedió en Tamaulipas, quitaron al PRI, con un ex priísta, Cabeza de Vaca, pero en fin se sacó al tricolor de otro estado importante, en materia económica, pero también la entidad más disputada por los grupos delincuenciales para el trasiego de drogas, armas, migrantes y trata de blancas. Retomar la paz y seguridad en Tamaulipas, es una meta muy, pero muy grande que tiene el próximo gobernador, la cual sólo debería ir de la mano con el respaldo del Comandante en Jefe de las Fuerzas Armadas, es decir, Enrique Peña Nieto e incluso con Estados Unidos, dado que en los últimos años ese estado se convirtió en el laboratorio de su patio trasero.

En Quintana Roo, era de esperarse la salida del PRI, por todos los escándalos de despojo de tierras en la Ribera Maya y corrupción que se dieron en la violación a usos de suelo en sitios de bajo equilibrio ecológico, acciones que fueron siempre en favor de los intereses internacionales de las grandes cadenas comerciales y hoteleras por encima de la soberanía de esa entidad.

Era insostenible esos escándalos y el mal manejo de acciones que hacían los gobiernos del PRI al respecto, más que cantado su cambio, pero otra vez, en ese voto de castigo que dieron los quintanarroenses fue a favor de un ex priista hoy vestido de blanquiazul.

Caso distinto fue en Chihuahua, Puebla y Durango, ahí sí fueron panistas quienes lograron conquistar las gubernaturas. En el caso del estado Grande, con Javier Corral, ex senador panista, crítico del régimen Televisa-PRI, logró recuperar ese estado, con apoyo de un sector empresarial y la sociedad civil organizada, que dio su voto a favor por el proyecto que promete encabezar, para mejorar la situación de seguridad, empleo y vivienda en diversas regiones de ese estado.

En Puebla, se dio continuidad a la labor que desempeño como gobernante Moreno Valle, bueno así lo respaldó el electorado, quien dio el voto para el ex alcalde de la capital, Antonio Gali, quien dará continuidad al panismo en ese estado, uno de los más poblados del País.

En Durango, la coalición con el PRD, fue clave para que José Rosas Aspurio conquistara ese estado, tras una hegemonía de 85 años del PRI, un panista que levantó gran expectativa en ese estado del norte.

Pero sin duda, un pequeño partido que se hizo grande en esta elección fue el Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) que para ser su segunda elección constitucional e ir sin ninguna alianza, ganó con una mayoría amplia la elección Constituyente en la Ciudad de México, pero además también conquistó la mayoría en el Congreso de Veracruz, diversos municipios de ese estado, así como en Puebla, Chihuahua, algunos de Tlaxcala y Quintana Roo.

Morena el partido de Andrés Manuel López Obrador duplicó su fuerza electoral en tres años y se colocó como el tercer partido político con mayores votantes. Números que hablan fuerte sobre su camino que tienen trazado para el 2018, con la mira puesta en la Presidencia de la República.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: