Senado de la República entrega Doctor Honoris Causa a Enrique Michel

dulces

«Los empleados de Dulces de la Rosa son nuestros socios indispensables, va para ellos el reconocimiento, también para mi familia y mis padres», señala el empresario

Por Aarón Estrada

La LXIII Legislatura del Senado de la República entregará el galardón Doctor Honoris Causa a Jaime Enrique Michel Velasco, por su mérito a su excelente trayectoria profesional en el ramo empresarial, dando impulso al desarrollo laboral y humano de los trabajadores de su empresa Dulces de la Rosa, al obtener la declaratoria de industria libre de rezago educativo, todos los que laboran en esa industria saben leer y escribir.

El Instituto Nacional de Educación para los Adultos (INEA) dependiente de la Secretaría de Educación Pública Federal (SEP), declaró a la empresa Dulces de la Rosa como libre de rezago educativo, ya que el 100% de sus empleados tienen la primaria concluida, el 98% cuentan con certificado de secundaria, el 75% tienen estudios de bachillerato y entre el 12% cuenta con una profesión técnica, licenciatura o ingeniería concluida.

Estos logros personales que tienen los empleados de Dulces de la Rosa, se debe al empuje que da a sus trabajadores Enrique Michel Velasco, destacó el INEA. Acción por la que el Senado de la República decidió condecorarlo este 2016 con el mérito Doctor Honoris Causa, uno de los principales galardones que entrega la Cámara Alta del País, a los más destacados de la sociedad civil y empresarial.

Al respecto, a unas horas de recibir el galardón, Enrique Michel calificó como una emoción plena, dicho reconocimiento que recibirá por parte del Senado de la República.

«Es una emoción donde me hacen dar un alto dentro de mi vida, aquilatar que tanto he dado de mí mismo, qué tanto he podido apoyar a las personas para que sean mejores, qué tanto he podido mejorar nuestro entorno social, qué tanto hemos descansado o trabajado intensamente, pero a la hora que hago el recuento, soy bastante duro y autocrítico conmigo mismo, siento que debería de dar más. Pero al momento en que la sociedad, la iniciativa privada, el Congreso del Estado y el Senado de la República, nos reconocen, quiere decir, que voy sobre el camino adecuado, pero hay un dicho ‘hoy hacemos mejor lo que ya sabíamos hacer'», abundó.

Aseguró que ese reconocimiento es compartido para su familia, sus hermanos, hijos, pero también para a quienes denomina sus «socios laborales», que son todos los empleados, obreros, administrativos y directivos que conforman Dulces de la Rosa.

«Espero que con este reconocimiento, se sientan también ellos bien todos los que nos rodean. Porque yo les tengo un reconocimiento grande a ellos, porque es por ello, que me siento feliz, y algo que se ha perdido muchísimo en la gente, hoy tengo paz», matizó.

Resaltó que en la empresa Dulces de la Rosa se tienen las mejores técnicas del mundo para cocinar, producir, formar y envolver dulces. Tenemos máquinas que envuelven mil 300 dulces por minuto, otras a 150 por minuto, cuando antes se hacían mano a mano, estos procesos.

A sus 64 años de edad, Michel Velasco considera que sigue siendo un empresario que busca emprender día a día en innovar productos para el mercado al que pertenece, sin perder de vista que se deben mejorar los procesos internos, pero con la participación de todos los empleados, a quien los llama sus «socios indispensables».

«Debemos siempre decir a nuestro equipo de trabajo cual es el objetivo, que beneficio tenemos, debemos de comentarlo y para llegar a ese objetivo se debe de capacitar a las personas, enseñarlos de todo, no debe haber secretos», agregó.

 –¿Qué recomienda usted a los demás empresarios y nuevos empresarios, para lograr alcanzar sus metas?

-A los chavos y no tan chavos empresarios, les digo que tengan paciencia, posiblemente en un principio no la hace uno bien y dicen no es negocio. Pero para lograr las metas debemos escoger a las personas con las que estamos conviviendo en el trabajo y durante todo el día. Contar con gente, que tenga la misma forma de pensar de uno, con una actitud de mejora continua y que contribuyan con ideas.

No se debe ver a los empleados como un robot, sin valorar el ingenio del mexicano para afrontar los retos laborales día a día. Ese talento único que tenemos los mexicanos, ha logrado generar grandes proyectos emprendedores a nivel internacional.

Yo siempre escuchó a todas las personas, sé que una idea mía puede ser enriquecida con las ideas de las demás personas. Siempre debemos de confiar en la creatividad del mexicano. Tenemos muchas anécdotas, de cómo ese ingenio ha mejorado los procesos, con su ingenio, por eso debemos de contribuir siempre a su educación, formación y actualización, porque ellos son nuestros principales socios, los obreros, mecánicos, personal administrativo y todos los que trabajamos juntos.

¿En quién pensará cuando reciba este Honoris Causa en el Senado de la República?

 -Al mismito tiempo de que me lo den, sé que voy estar agarrado de mi Madre y mi Padre. A los dos como pareja. Apenas la definición de mi papá la logre significar. ¿Era rudo, amable, alegre, trabajador, pero no daba como decirlo?. Saben cómo era mi padre, era un ‘maestro, un maestro’, que  nos hacía para reprendernos cuándo hacíamos las cosas mal, nos mandaba a dormir sin cenar, lo hacía, nos daba jalón de orejas, lo hacía; si necesitábamos un abrazo para reconocernos nuestro esfuerzo, lo hacía, nos alisaba el cabello, eso solamente lo hace un maestro, como fue mi padre.

De mi madre, siempre supe definirla bien. Ella era la bondad hecha mujer, bondadosa y preciosa. Mis respetos, tuvo 14 hijos el segundo se le murió a los ocho meses, yo soy el séptimo de la familia, de los 13 hijos que vivimos, 11 estamos en el negocio de Grupo la Rosa, el mayor y menor se fueron por su camino.

Así que esta fábrica está llena de bondad, tecnología, humanidad, optimismo, llena de todo lo positivo habido y por haber. Esperamos que sean más reconocimientos, ya tenemos muchos reconocimientos, medalla de universidades, del Gobierno de Jalisco, cámara de empresarios e industriales.

Este reconocimiento se lo dedicó a todo Jalisco, Tlajomulco, se los dedico porque somos por toda la gente y amigos que están conmigo, como siempre hemos dicho. «Trabajar es una fiesta y hacer dulces es hacer felices a todos».

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: