San Lucas Evangelista, zona mágica

DSC_0070

La Agencia Municipal mantiene su gran potencial histórico, a pesar del hundimiento al que su estructura se ha enfrentado

Por Alejandra Paredes @alelaverdad

La magia que conduce a San Lucas Evangelista a quienes conocen por primera vez su iglesia y plaza es inigualable, ya que al entrar a este lugar, al admirar su estructura junto con su cementerio, unido a el espejo que proporciona la Laguna de Cajititlán, crea un conjunto de sentimientos y emociones que transporta a los foráneos a un lugar místico y los transporta al pasado.

El templo de San Lucas Evangelista, ubicado en el pueblo que lleva el mismo nombre que tiene esta Agencia Municipal, perteneciente a Tlajomulco de Zúñiga, fue construida durante los siglos XVll y XVlll, con la llegada de los evangelizadores españoles que llegaron al Municipio.

Es por eso, que San Lucas Evangelista pertenece al legado que hoy conocemos como Ruta Franciscana. Su templo, data del año de 1640. En el frente, tiene una cruz atrial de piedra, la cual fue labrada con símbolos de la pasión de Cristo.

Su fachada, fue labrada en estilo barroco sobre cantera, la cual presenta varios relieves antropomorfos; su portada, se forma por dos cuerpos. El primero, tiene un arco de medio punto con ángeles en relieve.

2016-01-18 17.45.56
A la entrada de la iglesia, se encuentra un cementerio, el cual continúa en uso para los habitantes de San Lucas Evangelista.

También se puede apreciar cómo lo que es el arco toral, es lo más antiguo de esta Iglesia y como el primer pilar, de la izquierda, está inclinado ligeramente por el hundimiento que estaba teniendo hace ya varios años.

“Por debajo de la iglesia, corren mantos acuíferos hacia la Laguna de Cajititlán, es por eso que con el  peso de las canteras, se comenzó a hundir la iglesia. Hay unos morteros en la entrada que el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) tuvo que poner, para que se detuviera”, aseguró el Cronista Municipal, José Luis Rodríguez.

Este hundimiento hizo que se perdiera mucho de su fachada y de sus lados, es por eso que en su frente podemos ver columnas salomónicas encorchadas, pero no hay nichos en la parte superior porque se perdieron.

Sobre las columnas en las partes de arriba de los capiteles, también se puede apreciar a dos personajes tocando instrumentos musicales: uno toca una guitarra y otro un violín, en relación a que los franciscanos inculcaron la educación musical, durante su conquista espiritual.

Arriba del arco, también se pueden apreciar a dos toros, ya que estos son el símbolo de San Lucas, a un lado, cuatro ángeles más que también dos de ellos llevan instrumentos y el resto partituras musicales, así como a su lado al Santo Santiago.

“En su fachada, también se pueden apreciar dos ‘figuras de canteros’, como estas iglesias tardaron bastante en construirse, pasaron varias personas que trabajaron las cantera, es por eso que las personas que dejaron algunos detalles como un firma de su trabajo”, agregó.

A San Lucas Evangelista, anteriormente se le consideraba como una colonia o un barrio de San Miguel Cuyutlán, ya que en el pasado estaba la Hacienda de San Lucas Evangelista, propiedad de Don Miguel Joya, un español muy rico que se dedicaba a la cría de ganado.

“Como la hacienda le pertenecía a la familia Joya, la gente le llamaba ‘La Hacienda de los Joya’, y después se quedó como la Hacienda de la Joya. El hacendado para tener a la gente más cerca de él, permitió a los pobladores que fueran construyendo sus casas y cuando la hacienda desaparece, el barrio toma el nombre que lleva hoy, San Lucas Evangelista”, aseveró el cronista.

“Este cementerio aún está en uso, son los únicos junto con el de San Juan Evangelista en el Municipio, que aún continúan en función al pie de la iglesia, ya que la población que tienen no es ni era tan grande en el pasado y por lo mismo el índice de mortandad es mínima, lo que no crea que haya focos de infección”, finalizó el Cronista.

El dato:

La artesanía típica de San Juan Evangelista es la piedra de basalto, la cual es de origen volcánico. Los pobladores bajan estas grandes piedras de Cerro Viejo para elaborar diferentes figuras como molcajetes y metates, así como distintos pedidos que hace la gente.

DSC_0065

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: