Debilidad naranja

#Columna: Victor Hugo Ornelas

Movimiento Ciudadano es el partido que se encuentra actualmente en la mejor posición política en Jalisco, al grado de que para muchos, las elecciones de 2018 ya están decididas, incluso para algunos priistas que aseguran estar enfocados en ganar la mayor cantidad posible de posiciones en el Congreso del Estado, pero ven lejos recuperar Guadalajara, mantener el Estado y no se diga ganar en Tlajomulco.

Asumir esto puede parecer un tanto realista, pero no deja de ser precipitado, sobre todo por la debilidad con la que cuentan los naranjas y que podría jugar en su contra de tal manera que pueden convertirse en eso que tanto critican y perder una cantidad importante de adeptos.

Los gobiernos de Movimiento Ciudadano carecen de auto crítica y en muchas ocasiones suelen ser intolerantes a la crítica ajena, la manera en que se comportan algunos integrantes de los gobiernos de MC, es la siguiente, sí alguien del PRI incurre en alguna irregularidad, falta, o posible acto de corrupción, es válido tacharlo de delincuente, criticarlo hasta el cansancio y asegurar que no se quedarán de brazos cruzados y harán todo lo posible para “meterlo a la cárcel”.

En cambio si alguien se atreve a señalar o cuestionar el comportamiento de quienes colaboran en una administración emecista, entonces el acto seguido es desacreditar a esa persona, minimizar el comentario que haya podido hacer sobre su desempeño y lo más sencillo es tachar al autor de dicha critica, de priista o detractor, algo completamente estúpido.

El nivel de soberbia que denotan es más alto que el de aquellos que permanecieron durante años en el poder sin que nadie pudiera arrebatárselos, de pronto pareciera que creen ser dueños de la verdad absoluta y que todo aquel que los cuestione está equivocado.

Entre la multitud de personas que se encuentran dentro de este catálogo de egos  tamaño monumental, tenemos a Rafael Valenzuela, tipo que desde hace tiempo se ha pegado a Enrique Alfaro para a través de empresas como Indatcom, Eu Zen y la Covacha, cubrir diversos servicios en el tema de comunicación, sobre todo a través de redes sociales.

El tipo que se auto denomina –mediante la pluma de otros- como “el gurú de Alfaro”, fue señalado sin grandes argumentos como responsable de la filtración de datos correspondientes al padrón electoral de Movimiento ciudadano a través de internet, y tal parece que le gustó el protagonismo, pues decidió hacer una especie de campaña muy similar a la de las mujeres ofendidas con Julión Álvarez por aquel comentario sobre los trapeadores y la utilidad de las mujeres.

También escribió una columna en un diario metropolitano del Grupo Reforma que tiene un gran valor no por lo que escribe, sino por todo lo que dice entre líneas, y lo primero es que el tipo no es tan listo como lo pintan o como se puede creer, al contrario, si nos basamos en los argumentos de su texto, es un tipo bastante común que ha sabido involucrarse con la gente correcta y no hay más.

Pero sobre todo, ese escrito es el botón de muestra de la filosofía tan patética que están tomando los emecistas, el hombre se pinta a sí mismo como una persona honesta y trabajadora, se victimiza y asegura que vendrán más ataques en su contra y que todo tiene un tinte electoral rumbo a 2018, y claro, que estos ataques se gestan en el seno priista.

Sobre los ataques, el discursito es el mismo que empleó Enrique Alfaro cuando le empezaron a tundir en campaña, pero en el caso de Valenzuela yo me pregunto, quién se cree que es como para que la malévola maquinaria de un partido se enfoque en atacarle y además esté planeando hacerlo en un futuro.

De verdad su panorama es tan corto como para creer que aquellos que le cuestionan son priistas, ¿era necesario decir que trabaja para ser el héroe de su hija? era necesario decir que un grupo estudiantil se lo agarró a moquetes en la prepa y que ahora el pobrecito tiene que soportar que construyan mentiras y mentiras en su contra, lo pregunto porque yo creí que ese tipo de argumentos sentimentalistas eran sólo utilizados en programas como el de la señorita Laura.

Casualmente omitió que gente cercana a él tiene decenas de cargos públicos en los gobiernos de Movimiento Ciudadano, quizá le faltó decir que sin el dinero de esos municipios, no habría negocio, quizá le faltó hablar de sus terrenos, de la gente a la que él golpeo y no sólo las que le golpearon, quizá le faltó decir que la guerra sucia también es un tema por el cual cobra, quizá le faltó decir que utiliza mecanismos de manipulación vulgares dentro de sus estrategias.

Quienes quieran leer la mencionada columna pueden encontrarla en el perfil de Facebook de diversos funcionarios de Tlajomulco, lo pueden hacer también en Grupo Reforma, yo por lo pronto, no tengo más que agradecer al muchacho por ofrecer de una manera tan deliberada, el discurso oculto de este grupo político, igual de soso, igual de escueto, igual de corriente e igual de ofensivo que el de todos los demás.

 

1 pensamiento sobre “Debilidad naranja

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: