Héroes y villanos

Por Victor Hugo Ornelas

Para poder entender las cosas en su forma más real por así decirlo, para poder generar un juicio lo más adecuado posible, hay una regla básica que debemos seguir, y esa es: no sobredimensionar las cosas, pero tampoco hacerlas menos, de lo contrario corremos el riesgo de vivir fuera de la realidad.

Como usted probablemente lo intuirá, el tema de hoy se enfoca en la detención de Joaquín Archivaldo “El Chapo” Guzmán, el capo más buscado del País, escapó hace seis meses de la cárcel de máxima seguridad, la prisión de Altiplano, y cabe señalar que ya había ocurrido una fuga de Guzmán Loera en tierras jaliscienses cuando logró salir de otro penal de máxima seguridad, como lo es Puente Grande.20160109151713_131

En fin, para entender lo que obtuvo el Gobierno Mexicano, lo que logró el presidente Peña Nieto con la recaptura de Joaquín Guzmán Loera, vamos a poner el siguiente ejemplo, imagine que su hijo tiene una chamarra nueva, una quizá que le acaban de regalar en fechas decembrinas, se la lleva a la escuela y la pierde por distraído, ya imagino la regañada que le pondrá al chiquillo por semejante tarugada.

Al cabo de cinco o seis semanas después, resulta que el escuincle encuentra la chamarra que perdió tiempo atrás, seguramente la respuesta del papá en ese momento no pasará de un “¡Vaya, que bueno que la encontraste!”, pero dudo mucho que decida premiarlo y hacerle una fiesta.

Ahora traslademos esa situación con Papá Gobierno y con el Chapo, en donde a Papá Gobierno, por incompetente, inoperante, omiso, corrupto y bruto, se le escapa el delincuente más peligroso del País, y seis meses después, por casualidad, y hay que leer bien esta frase POR CASUALIDAD, lo recapturan, y digo por casualidad porque en realidad la Marina iba por un grupo de gente armada y se encontró con que era el capo.

Y entonces el Gobierno Federal lejos de tomar las cosas con mesura, con responsabilidad y hacer un anuncio de “hemos enmendado el error y hoy recapturamos a Joaquín Guzmán”, optó por anunciar la detención con bombo y platillo, con una exageración tal que algunos han puesto sobre la mesa el nombre del Secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong como candidato a la sucesión presidencial, cuando hace medio año ni siquiera le levantaron un acta administrativa por la fuga del capo con todo y eso de que el mismo Peña había dicho que el secretario tenía la responsabilidad de cuidar al chapo y sería “imperdonable” que se le escapara.

Es decir, el Gobierno sobredimensiona las cosas, bueno, las cosas que le conviene, sobredimensiona la recaptura por tercera ocasión de alguien que se les ha escapado dos veces, cuando no actúa con esa misma línea con temas como la crisis petrolera, la caída del peso ante el dólar y la ola de violencia que en tres años no han logrado controlar quienes señalaron a sus antecesores como responsables de la misma.

Es de esta manera en que el Gobierno vive fuera de la realidad y utiliza las cosas a su conveniencia, se burla de los ciudadanos y se vale de la ignorancia de la gente para aprovecharse de la misma y sacarle los votos que tanto necesita.

Ahora, como ciudadanos también tenemos que entender que no podemos desestimar todas las cosas que hace el Gobierno, y perdónenme los escépticos, pero decir que la captura del “Chapo” es una cortina de humo para tapar algo, es una verdadera estupidez, porque sí, es verdad, el Gobierno suele hacer cosas idiotas, pero no es tan suicida como para usar a un capo de cortina de humo, pero por otro lado, aplaudir esta captura, tampoco es de lo más responsable que digamos.

Esa conducta de sobredimensionar, esa tendencia a criticar todo, también nos pone en situaciones como el hecho de que en muchos sectores del País, “El Chapo”, a pesar de todas esas muertes, toda la violencia y todas las adicciones que se han generado por el narcotráfico que él mismo convirtió en una exitosa empresa, el tipo es considerado un héroe.

Esto no debe de sorprender a nadie, solo hay que tomarlo de la manera en que realmente es, sin tragarnos esos cuentos de que hay desinformación, o que la gente está bruta, o que quienes lo ven como un héroe es por que colaboran con él, la cosa es más sencilla y obedece a un principio muy básico, para que exista un héroe, se necesita un villano, y si muchos han convertido al “Chapo” Guzmán en un héroe, es porque esos mismos ven en el Gobierno Mexicano, a un enorme villano.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: