Covid y responsabilidad

Por Mario Ornelas

Algunos me dicen que no usan tapabocas porque es incómodo o porque son mentiras del gobierno, y me entero que ya están haciendo reuniones de amigos o vecinos porque ya se aburrieron de vivir esta «nueva normalidad» y extrañan el «antes»…

Bueno, digamos que una mañana te despiertas con una tos terrible, fiebre y dolor de cuerpo. Inmediatamente vas al médico y te diagnostican Covid-19 (coronavirus).

Claro que hace unas semanas no sabías que te habías infectado. Te juntaste con amigos a comer pizza, fue gente a tu casa y después saliste al bar a «seguirla» . Pensaste: «tengo derecho a una vida normal y nadie me va a decir como tengo que vivir o qué es lo que tengo que hacer»

Te pasas como 6 días en cama sintiéndote súper mal pero finalmente pasa rápido porque eres joven. ¿Que exagerada es la gente no? «Fueron 6 días y ya», «no pasa nada», «nos mienten», «nos quieren contagiar, pero el miedo».

Qué bien que ya te sanaste, pero te cuento…

Tu mejor amigo se contagió en esa visita a tu casa y sin saberlo visitó a su abuelo, quien después de un final agónico, ahora está muerto.

Otro amigo que asistió a la reunión, visitó a sus padres de la tercera edad, él se contagió, pero es asintomático, lamentablemente su madre no pudo con la enfermedad y también falleció.

Tu amigo el que sufre de sobrepeso, se contagió en tu reunión donde «no pasa nada»; ahora, se encuentra en la Unidad de Cuidados Intensivos luchando por su vida y de paso también contagió a toda su familia, quienes manifestarán la enfermedad en unos días más.

La chica que te cobró la pizza para llevar, se llevó el virus a casa. Su mamá tiene diabetes, y esto la hace más propensa a contraer con mayor riesgo el coronavirus. Se la llevan al hospital porque no puede respirar. Puede que muera rodeada de máquinas o que ni siquiera tenga la suerte de conseguir cama y fallezca sin poder obtener atención médica.

Varias personas más que tuvieron contacto con la chica de la pizzería, se enfermaron y a su vez contagiaron a más personas, algunas fueron asintomáticas, otras se enfermaron durante varios días y otras no corrieron con tanta suerte y tuvieron muerte súbita por falta de oxígeno en sus pulmones.

Y todo esto porque te incomodaba el tapabocas y respetar el distanciamiento social y las recomendaciones tan sencillas como el «quedate en casa».

Si tu lema es: «Nadie me dice que hacer con mi vida», no lo hagas sólo por ti, hazlo por tu familia, por tus amigos, por tus conocidos, a eso se le llama…  ¡RESPONSABILIDAD!

A veces tiene que pasarnos una desgracia cercana para sentir el verdadero dolor de perder a alguien, evitemos que eso suceda.

No porque te pongas la camiseta de la selección de fútbol, eres más mexicano o más patriota. Siendo más responsable ante el Covid-19, serémos mejores personas y entonces si, mucho más patriotas.

El Presidente es un misterio

Quirino Velázquez

Pareciera que en materia de golpes mediáticos el presidente Andrés Manuel López Obrador es un imán irresistible, sea por citar erróneamente a Mario Puzo y su famosa novela “El Padrino”, como por anunciar una reforma al Sistema de Pensiones que cambiará la calidad de la vejez de millones de personas. Un día inventa adversarios donde no los tenía para escándalo de muchos que no conciben a un presidente que parece disfrutar la polarización de los mexicanos, al día siguiente firma un tratado histórico con los Estados Unidos gracias a un enorme esfuerzo de contención y madurez. Asimismo, minimiza el uso del tapabocas, para consternación de todos, y después se lanza a una gira en la que cicatriza divisiones con gobernadores de oposición recalcitrantes (cómo los de Guanajuato, Jalisco y Colima). En suma, cuando creemos que ya conocemos como es y cómo va actuar AMLO nos equivocamos siempre.

En efecto, a poco más de un año y ocho meses después de haber asumido el poder, el presidente Andrés Manuel López Obrador sigue siendo un enigma para los mexicanos pese a que su voz y su rostro se han hecho omnipresentes en la vida del país. Las pasiones que inspira a favor y en contra han sustituido al fútbol, a las series de Netflix o a los escándalos de los artistas o de los políticos como el principal tema de conversación en círculos mediáticos y en las charlas de sobremesa. Material no falta, gracias al torrente inagotable que arrojan dos horas diarias de conferencia “mañanera” de lunes a viernes y videos los sábados y domingos. Cierto es que antes de que la “comentocracia” y las redes sociales terminen de ingerir y digerir los planteamientos, denuestos y expresiones ofrecidas por el presidente, deben enfrentarse a una nueva andanada. Cuando ellos van, AMLO ya viene de regreso con más material igualmente polémico.

Y pese a su permanente sobre exposición, el presidente López Obrador es un misterio, aun cuando todos creamos que lo conocemos y le hemos tomado la medida. Y esto es así porque la concepción que la mayoría tenemos de él se alimenta de las estampas y los “clichés” a través de los cuales hemos acuñado eso que llamamos AMLO. “mesías tropical (calificativo que le endilgó Enrique Krauze), populista trasnochado, provinciano anacrónico, ignorante caprichoso, vengativo belicoso, amenaza para México, bueno hasta “comunista” según sus detractores. “Luchador infatigable, sabio, justo, incorruptible, conocedor profundo del alma mexicana”, y hasta “líder espiritual”, según sus seguidores.

Para fortuna de AMLO y nuestra desgracia, él es todo lo anterior de manera fragmentaria, lo cual lo convierte en un hombre en cierta forma indefinible. Un manojo de contradicciones, una suma de ambigüedades expresadas siempre de manera categórica. Tenemos una verdadera paradoja en el ejecutivo federal: Es profundamente desconfiado de la iniciativa privada y un estatista convencido dedicado a adelgazar al Estado. Un nacionalista a ultranza genuinamente convertido en amigo de Trump el ofensor de los mexicanos. Un hombre progresista arraigado en el pasado priista. Un luchador social que rechaza cualquier camino que no sea la democracia, empeñado en debilitar a los órganos democráticos. Un fiero opositor de los neoliberales, pero en materia de finanzas públicas más ortodoxo que los neoliberales. Un permanente rijoso que pregona abrazos en lugar de balazos. Un hombre rígido en sus ideas que repudia toda crítica y actos de represión. Un intransigente y sutil transigente que nunca pierde la paciencia. Un amante de la naturaleza obsesionado con las energías más contaminantes.

Frente a este compendio de contradicciones, los mexicanos hemos creado un López Obrador en nuestra cabeza a modo y forma de nuestra concepción del mundo o de nuestros intereses. Y cada cual hemos podido encontrar en la realidad los fragmentos que mejor acomodan a nuestra visión. El problema es que en cuanto intentamos ampliar nuestra perspectiva e incluir otros fragmentos, si es que deseamos ser honestos, nuestro esquema se hace trizas.

De ninguna manera se parece en su forma de ser a Hugo Chávez ni a Nicolás Maduro por más que intenten convencernos quienes lo repudian y desearían que AMLO inflara la burocracia, propiciara el endeudamiento o incurriera en una narrativa antiimperialista para justificar la “estampita” que han creado. Tampoco es un hombre de izquierda pese a lo que hubiéramos querido los críticos del antiguo régimen, como queda demostrado, entre otras cosas, por su desdén a la agenda feminista o a la ambientalista y por el extraño apego a Donald Trump (que parece, va más allá de una actitud pragmática).

Andrés Manuel López Obrador es lo que es. Un hombre que pone en juego sus virtudes y defectos para cumplir lo que concibe como un mandato histórico: encabezar las reivindicaciones del México empobrecido y acabar con la corrupción de los de arriba y propiciar el bienestar de los ignorados y oprimidos. Una noción que puede sonar anacrónica y retrograda en los asentamientos acomodados (colonias de los ricos) y en los centros financieros, pero urgente y obvia en la sierra de Oaxaca o los barrios populares de México. AMLO es tan complejo y variopinto (que está formado por elementos de muy diversas características) como el pueblo ignorado y oprimido a nombre del cual gobierna.

Porque si nosotros hemos hecho una construcción de López Obrador, él también lo ha hecho de lo que llama “pueblo”, una entidad a la que él representa y en la cual se funde porque él “ya no se pertenece”. Y de estas dos ambigüedades está hecho este sexenio o las percepciones del sexenio. El AMLO acartonado y parcializado que los mexicanos hemos construido; y el pueblo infalible, sabio y admirable que él a erigido. Su idea cosificada de pueblo se ha mantenido a pesar de los golpes de realidad que el presidente López Obrador ha querido ignorar: los abucheos populares cuando los ha habido. Las matanzas entre indígenas. Los linchamientos absurdos y salvajes. Los bloqueos de vías y los saqueos de almacenes. El fracaso de sus exhortos para no entregarse al crimen organizado. El desdén a sus abrazos no balazos. Y la persistencia de la corrupción también entre los de abajo pese a sus reiterados anuncios de que esto ya ha cambiado.

Y a pesar de todo, frente los mandatarios anteriores del “prian” (PRI-PAN) que decían gobernar para todos los mexicanos y que en realidad lo hacían para los suyos, ya de por sí privilegiados, es preferible un presidente que gobierna para los empobrecidos, ensalzados o no. A tirones y jalones, entre exabruptos y provocaciones, plagado de negros en el arroz y embates innecesarios y desgastantes por el estilo presidencial, lo cierto es que se ve que está en marcha un proceso de cambio verdadero. Podría ser mejor, de otra manera o más entendible, pero es el que hoy hay y difícilmente habrá otro distinto, porque está hecho a la imagen de ese hombre fragmentado, obstinado y contradictorio.

Y sin embargo allí está: el combate a la corrupción es real (sino que le pregunten al Dr. Lomelí). El gasto suntuario y privilegiado de la clase política federal está desapareciendo. La evasión fiscal de los poderosos acaudalados se acota por vez primera en la historia del país. La transferencia de recursos a los sectores oprimidos está en proceso. La atención al sureste de la nación abandonado. El extinguido chayote destinado a la prensa. Y La infraestructura de salud que pese a recibirla desmantelada ha resistido a la pandemia.

Más allá de los “clichés” reduccionistas que intentan hacerse una idea de un presidente inaprensible (que es imposible de comprender o captar por ser demasiado sutil), Andrés Manuel López Obrador, contra lo que muchos piensan, constituye un intento para apuntalar un sistema que se encontraba agotado y urgido de drásticas medidas correctivas que, de no tomarse, podrían desestabilizarlo. La corrupción, el descrédito de su clase política, la desigualdad social, sectorial y regional, y los niveles de criminalidad habían llegado al punto de que las exasperaciones por parte del México desatendido podían provocar brotes de explosión social. Así parece que el misterioso López Obrador opera un cambio de régimen más para bien que para mal, a veces a pesar de sí mismo o de la idea de sí mismo que los mexicanos hemos construido.

A propósito del misterioso personaje del que hoy les conté, finalizo con una bella frase del líder guerrillero nicaragüense que luchó tenazmente contra la ocupación y la intervención norteamericana en su país, Augusto Cesar Sandino: “Me siento orgulloso de que en mis venas circule, más que cualquiera, la sangre india americana que por atavismo encierra el misterio de ser patriota leal y sincero”.

Acosadores y machos de Tlajomulco.


“Si gobierno no me cuida, nos cuidamos nosotras”

Fabiola Serratos

Estos últimos días he reforzado mucho la importancia de las denuncias cuando de acoso o discriminación se trata, he recibido mucho apoyo con mis decisiones personales y valoro infinitamente el apoyo de mis compañeras, que han sido parte importante de mi desarrollo personal y sobre todo del despertar de conciencia cuando de violencia social y política se trata.
Hace un par de días observé una publicación sobre otro funcionario público que había aprovechado su cargo para hacer insinuaciones sexuales y acoso a distintas mujeres, esto sin olvidarnos de aquel Lord famoso al que evidenciaron con fotografías comprometedoras hace un par de años. El problema es que como ellos existen cientos de funcionarios ocupando cargos y haciendo alarde de sus funciones, para conseguir placeres que cuando se les son negados son insistentes y acosadores, desde lo personal les confieso que aún conservo conversaciones de los que ahora desfilan en direcciones y que utilizan el chantaje y la manipulación como método de protección, olvidando las veces que fueron grabados en estado de ebriedad evidenciado su verdadero comportamiento muy contrario a los principios que promueven en sus redes. La culpa es algo de lo que se valen para evitar que las denuncias procedan o se exhiban.

Recientemente también recibí audios de una joven que expone como es que cierto director al saberse acorralado intentó persuadirla de retirar las publicaciones que ella expuso en su red personal, fue amable, educado e incluso le hablo suave, para que el chantaje fuera más eficiente. El problema es que las denuncias no trascienden y que las mujeres viven terribles actos de revictimización y los sujetos solos son removidos de sus cargos de forma temporal o acomodados en otras áreas.

Les llaman la atención como si sus actos no fueran graves o como si con niños se estuviera tratando, esa es la causa de que muchas en algún momento dudemos en denunciar.

Cuando me encontré en duda de la decisión de denunciar o no, tuve dudas terribles y miedo de saber que al ser ciudadana el evidenciar a un funcionario iba a traerme tremendo problema y mi palabra fuera puesta en duda, pero supe entonces que esa es la causa de que no solo yo, sino de que muchas pasemos por alto la violencia y condenamos a otras a vivir cosas similares o peores que las nuestras.

Un machismo agresivo que bajo ninguna justificación debe permitirse en un gobierno que se dice protector de las mujeres.
Haciendo política de la vieja escuela, muchos partidos políticos consideran que la participación de las mujeres tiene que ver más con estrategia que con paridad, las utilizan y niegan la realización de sus proyectos poniendo zancadillas en su crecimiento personal y profesional. Para algunos servidores las mujeres representan solo la imagen y hacen uso de la marginación, denigración y exclusión cuando ya no las necesitan.

Que puedo decirles si personalmente viví tal cosa, cuando mi trabajo y mi trayectoria de vio agredida por un oportunista pretencioso.
Esperemos que en pleno 2020 los hombres que viven de la política y que de alguna manera se han beneficiado sexualmente de, sepan que nunca más se pasaran por alto sus actos o quedaran en el silencio. Solo cabe resaltar que mientras personajes hipócritas ya se presentan como futuros regidores de la reelección de Zamora, tienen deudas pendientes con la justicia y con la violencia que han ejercido a las mujeres.

Sin duda, será muy gratificante que la violencia no se pasen por alto estos actos pues que si el actual gobierno de verdad desea una reelección debe considerar monitorear a detalle los personajes que desea poner al frente, pues la violencia y el acoso serán sin duda uno de sus puntos más débiles. Porque no estamos dispuestas a ser representadas por los mismos sujetos que violentan y acosan a las mujeres. Pues ahora entendemos que si desde el gobierno no son capaces de proteger la dignidad e integridad de las mujeres, esa es la causa de que seamos un municipio con cifras elevadas en violencia de género.

Su vieja política de exclusión no funcionará más, no habrá desprestigio moral o acoso que calle las voces de las mujeres que hoy se saben valientes. Y si la división de mujeres anteriormente les había funcionado, las colectivas y las asociaciones, ya no estamos en condiciones de ser permisivas, si bien es cierto que sabemos corremos el riesgo que algunas funcionarias han padecido, pues han sabido destituirlas de sus cargos cuando no se cuadran a la obediencia misógina con la que nos gobiernan, ya no será de buena manera en la que exigiremos nuestro cuidado y participación. Eso debe quedarles claro a éste y los próximos gobiernos.

2020 no tendrá grito de independencia

Karen Ortega

Sin duda el 2020 llegó a modificar todo lo que se tenía estructurado previamente, así como los planes del futuro cercano a nivel mundial.

Jalisco no se ha quedado atrás ante esta situación y es que, al ser un estado con un gran número de festividades y eventos culturales, mismos que año con año atrae a miles de visitantes, ha tenido que adaptarse a lo que ha sido catalogado como la “Nueva normalidad”. El Festival internacional de Cine de la Universidad de Guadalajara, fue uno de los primeros eventos culturales que tuvieron que ser cancelados ante la contingencia que se vive por el COVID19.

El mes de agosto ha iniciado y con él se dio a conocer la noticia de la cancelación del Grito de Independencia, que se llevaría a cabo la noche del 15 de septiembre en el Centro Histórico de la ciudad de Guadalajara y es que el Gobernador Enrique Alfaro, mencionó que realizarlo sería un acto de total irresponsabilidad, pues la exposición de la población a eventos masivos detonaría en un aumento de contagios y con esto una posible saturación hospitalaria. El Encuentro Internacional del Mariachi y la Charrería, ha presentado actividades virtuales para la edición 26, sin embargo aún no se da a conocer la agenda que está prevista del 27 de agosto al 06 de septiembre.

Para el décimo mes del año, una de las mayores atracciones turísticas son las Fiestas de Octubre, evento que tampoco se realizará en este 2020, pues la estimación de asistencia es de aproximadamente un  millón de personas. Dentro de este mismo mes, se encuentra La Romería, misma que aún se encuentra en análisis sobre las probabilidades de que se lleve o no a cabo, pero hasta el momento no se ha tomado una decisión.

En el mes de noviembre, los festejos por el Día de muertos probablemente tendrán que ser desde casa, pues para el 10 de mayo y el día del Padre, los panteones municipales cancelaron el acceso a los visitantes, así que el altar a los familiares difuntos será la mejor opción para recordarlos.

El comité organizador de la Feria Internacional del Libro, continua evaluando las opciones para la realización de este evento literario en su edición número 34, una de ellas,  es que se lleve a cabo en diferentes sedes como lo es la Expo Guadalajara y el Centro Cultural Universitario, esto con el fin de evitar un alto porcentaje y concentración de asistentes, la otra opción, es que la FIL  sea totalmente virtual y en un caso extremo la total suspensión, todo esto se encuentra bajo un análisis y la decisión final se tomará dependiendo del panorama que se tenga en fechas más cercanas al evento.

Dentro de todas estas situaciones, lo que queda es valorar que seremos testigos de momentos únicos en la historia moderna de la humanidad, pues esta pandemia nos ha enfrentado a retos que han dado paso a la innovación y a la creatividad.

Así será la admisión a UdeG durante la pandemia

Karen Ortega

A pesar de que las clases presenciales en la Universidad de Guadalajara fueron suspendidas a partir del 17 de marzo de este año, los aspirantes para ingresar al ciclo escolar 2020B, tanto a preparatorias como a licenciaturas, continuaron con el proceso de admisión, mismo que ha sido llevado a cabo con las respectivas medidas sanitarias.

Uno de los principales elementos para ingresar al grado Medio Superior o Superior es la aplicación del examen Piense II y la Prueba de Aptitud Académica, respectivamente, sin embargo, la situación actual ha influido en este proceso, obligando a realizar modificaciones.

Los aspirantes a Preparatorias serán elegidos por promedio y no tendrán que presentar examen de admisión, mientras que para el ingreso a Licenciaturas tendrá tres modalidades:

Mayor demanda: Presentarán examen

Porcentaje de admitidos supera el 30%: Ingreso por promedio

Demanda menor a espacios disponibles: Ingreso automático

Para este ciclo escolar 2020B próximo a iniciar en el mes de septiembre y que aún no es definido si será presencial o virtual, el total de aspirantes en la Red Universitaria es de 140,359, distribuidos de la siguiente manera:

•Centros Universitarios: 65,608

  • Metropolitanos: 44,852
  • Regionales: 20,756

•Sistema de Universidad Virtual: 1,158

  • Sistema de Educación Media Superior (SEMS): 73,593
  • Preparatorias Metropolitanas: 41,550
  • Preparatorias Regionales 32,043

El examen de admisión se aplicará del 10 al 15 de agosto, al ingreso al centro Universitario correspondiente deberán pasar por el filtro sanitario, tanto aspirantes como aplicadores, donde personal de salud tomará temperatura y distribuirá gel antibacterial. Las aulas donde se aplicarán los exámenes tendrán una ocupación de 15 personas y todos deberán portar de forma correcta cubrebocas en todo momento, así como respetar la sana distancia.

Para conocer la fecha, horario y lugar correcto para asistir al examen, el aspirante deberá ingresar a la página web: www.admision.udg.mx. Si existe el caso en el que el aspirante tenga COVID19 el día de examen, éste podrá realizarlo el 31 de agosto, sin embargo, es importante mantener comunicación constante con la Coordinación de la Licenciatura de interés.

Larga pandemia política

Entre desencuentros entre las autoridades estatales y federales transcurre la pandemia por el Covid-19, lo que ha traído como consecuencia un mar de “información” que lo único que ha generado en la población es la incertidumbre de si ya estamos saliendo de la crisis sanitaria, por más que los números digan lo contrario.
Es impresionante ver las imágenes de grandes ciudades con aglomeraciones de gente que no respeta las medidas sanitarias del uso del cubre bocas, gel antibacterial y la sana distancia, pero, sobre todo, que la autoridad no esté haciendo lo necesario para que la gente tenga la conciencia de la gravedad de lo que enfrentamos y se sigan permitiendo operar tianguis, centros comerciales y unidades deportivas.
Los gobiernos nunca aprendieron de lo que pasaba en otros países para generar una estrategia efectiva de información, desde noviembre pasado se sabía que el Coronavirus iba a llegar a México, sin embargo, no se ocuparon en hacer un seguimiento de los casos para diseñar acciones conjuntas en beneficio de la sociedad. Al contrario, esta crisis sanitaria sirvió como una plataforma para que los políticos intentaran llevar agua a su molino y golpearse mutuamente.
Hoy día, según La Vigésima Quinta Encuesta Nacional sobre COVID19 en México realizada por MITOFSKY muestra que el crecimiento de los miedos y de la cercanía de la enfermedad en la población. Ya 79% de los encuestados afirma conocer a alguien que se haya infectado y 60% a alguien que murió de Covid-19, porcentajes que crecen cada semana. La conclusión de esta nueva encuesta y los cruces que nos ofrece Mitofsky es que la polarización está evitando la toma de decisiones de prevención; por ejemplo, el uso de cubrebocas está influenciado con la postura del presidente de no usarlo. (Consulte los resultados totales de la encuesta en: http://www.consulta.mx/index.php/encuestas-e-investigaciones/item/1348-24encuesta-covid)
Sin embargo, la gente, aún con estos datos, sigue saliendo sin necesidad y agrediendo a personal de la salud, sigue haciendo fiestas y reuniones, sigue sin usar cubrebocas y sin creer en la autoridad, lo que garantiza una larga pandemia y más desencuentros políticos sin resultados efectivos para al menos, contenerla.

En Jalisco, juntos, lo traemos bien puesto

Karen Ortega

Con el anuncio del Gobierno Estatal sobre los ajustes al “botón de emergencia” se dio inicio a la campaña “Estamos junt@s y lo traemos bien puesto” que tiene como principal objetivo la concientización social ante el uso del cubre bocas ya que al utilizarlo de manera correcta el riesgo de contagio por COVID-19 disminuye hasta un 70%.

Esta iniciativa es impulsada por el Gobierno del Estado, la Cámara de Comercio, la Universidad de Guadalajara y alrededor de 500 instituciones, entre las que desatancan el apoyo por parte de empresarios, así como del ámbito deportivo, como lo es el Club Atlas, Chivas, Leones Negros , los Astros y los Charros de Jalisco,  artistas, medios de comunicación locales, partidos políticos, además de las autoridades de 111 municipios del Estado de Jalisco.

Se estima que en el arranque de esta campaña se realice la entrega de 1 millón de cubre bocas a la población Jalisciense, incentivando de esta manera la correcta utilización de un elemento que ante esta contingencia sanitaria se puede convertir en el principal elemento para frenar el incremento de contagios por el virus SARSCOV2 y es que los que ya portan el cubre bocas que publicita esta acción son algunos de los principales iconos escultóricos de la ciudad de Guadalajara, como lo es la Minerva, Miguel Hidalgo en la Plaza de la Liberación del Centro Histórico, Reminiscencia en el puente Matute Remus así como la más reciente atracción del Paseo Alcalde “Árbol adentro”.

Actualmente Jalisco tiene la octava tasa de mortalidad más baja de México y esto se ha logrado mantener gracias al compromiso de la población que ha acatado las recomendaciones de salubridad desde el día 1, sin embargo, aún pueden escucharse en las calles comentarios de personas que se mantienen incrédulos ante esta pandemia mundial.

Época de partidos o de líderes

Quirino Velázquez

Me encuentro en un receso obligatorio de actividades debido a la pandemia que vivimos y un intrascendente malestar sufrido. He aprovechado estos días para leer y releer, como diría Jorge Luis Borges.

Con ese preámbulo entro a materia. Desde que inició su decadencia el sistema monárquico, a partir de la Revolución Francesa, el poder político se ha focalizado en dos protagonistas. En ocasiones, en los partidos y, en otras, en los líderes.

Los partidos políticos requieren ideología, oferta, organización, estructura, legalización, recursos, arraigo, prestigio y hasta institucionalidad. Los líderes requieren circunstancias y suerte. Un partido requiere de años para consolidarse. El líder requiere de trabajo y tiempo, conocer sus circunstancias y saber aprovecharlas. Quizá, por eso, el sacerdote franciscano español Pedro Manero decía que “lo difícil no es aprovechar la oportunidad, sino saber cuál es la oportunidad”.

Al respecto de líderes, les cuento, que hace algunos días un grupo de jóvenes y futuros políticos y políticas (todos, todas de Tlajomulco, estudiantes, emprendedores, ninguno y ninguna mayor a los 25 años) se me acercó para platicar de política y me preguntaron (entre otras cosas) ¿qué se necesitaba para ser un verdadero líder? Les dije que yo estaba muy limitado para responderles, pero, a mi modesto saber y entender, entre otros factores, el verdaderolíderrequería tener profetas y apóstoles.

Luego vino la otra pregunta: ¿por qué profetas y apóstoles? Mi respuesta fue muy sencilla: el líder necesita de ambos, porque no le beneficia hablar sobre sí mismo. Son otros los que tienen que hacerlo por él. Autoelogiarse es muy malo (síndrome del yoyo), no es refinado, no es inteligente, no es gratificante y políticamente es contraproducente. Por eso se requiere de los profetas, que son los que preparan el terreno en el que habrá de surgir el líder y, por eso, se requieren los apóstoles, que son los que trabajan la cosecha de lo que el líder sembró.

Para explicarme (cómo lo hice con aquellos jóvenes), usaré, con todo respeto, un ejemplo: Jesús de Nazaret tuvo sus profetas, algunos muy remotos como Isaías que anunció la venida de Cristo. Pero otros fueron más cercanos, como Juan El Bautista, que preciso al decir, primero, que el tiempo ya se acercaba. Segundo, que el mesías ya había llegado y ya estaba entre ellos. Y, por último, que lo identifica, lo señala y lo devela. Pero todos ellos hablaron porJesús y no fue Jesús quien habló por sí mismo. De la misma manera, fueron los apóstoles los que dieron cuenta y fe de Jesús. De su vida, de sus prodigios, de su pasión y de su resurrección.

En la política sucede algo muy parecido. Los profetas del líder son los que proclaman lo que se requiere y a quién se requiere; los apóstoles son los “siervos” del líder, es decir, son todos aquellos hombres y mujeres escogidos por líder (para que se unieran a él) que trasmiten su mensaje. En otras palabras, son los que “hacen la talacha” a nombre del líder.

Ahora bien, en ocasiones, el líder utiliza el “tapujo”de partido político que, en realidad, no es más que una pantalla para pretextar o para simular. Por ejemplo, el partido Nazi era, en realidad, Adolfo Hitler, sin más ni menos. En otros casos, como el peronismo en Argentina, el líder trasciende en partido e, incluso, el año pasado (2019) triunfó electoralmente, a 74 años de su creación y a 46 de la muerte de su fundador. Nasser (principal líder político árabe de su época) destronó la monarquía y nacionalizó el Canal de Suez. Por otra parte, el partido comunista de Lenin trascendió muchas décadas. Europa y Estados Unidos han tenido partidos muy bien cimentados, pero pocos líderes reales que resalten más allá del quehacer burocrático.

En México, como en todos los países, hemos escrito nuestra propia historia. Hemos tenido épocas de líderes y épocas de partidos. También hemos tenido tiempos de nada.

Pero habrá que recordar que la historia nos dice que el fenómeno del liderazgo puede desbarrancarse en la pérdida, principalmente por tres motivos: la impotencia, la ignorancia o la indolencia. Es decir, porque no pudo, porque no supo o porque no quiso.

La impotencia proviene de su propia debilidad o de la fuerza de los que se le oponen. Porque no instaló la gobernabilidad, porque no asumió el liderazgo o porque no utilizó sus capacidades. O porque no se lo permitieron.

La ignorancia proviene de la falta de pericia, de la ausencia de información o de la incapacidad política. Porque no aprendió su oficio, porque no entrenó sus aptitudes o porque no entendió su encargo. Porque creyó, por ejemplo, que los impuestos o la pobreza son temas de la economía y no asuntos de la política.

La indolencia proviene de las pocas ganas, de los pocos esfuerzos y de los pocos trabajos. Porque se tardó, porque se distrajo o porque se desperdició. Porque se dedicó a lo que le gustaba y no a lo que lo obligaba. Porque nunca pensó lo que su pueblo quería, necesitaba o soñaba.

A su vez, se puede extraviar en lo imaginario, por tres motivos: porque se ilusionó, porque se engañó o porque se entercó. Es decir, porque no despertó, porque no aterrizó o porque no aceptó.

Todo lo anterior se da en lo que se llama liderazgo político.

Pero, parce que hoy en día, ha cesado el tiempo de los partidos y ha llegado la época de los líderes. Ejemplo Andrés Manuel López Obrador y Enrique Alfaro Ramírez, ambos al frente y con sus respectivos tapujos Morena y MC.

Desde luego, en ningún lugar ni tiempo han existido un líder ni un partido omnipotentes. Unos y otros pueden lo que pueden y son impotentes en el resto. Pero, para medio poder más que menos, un partido necesita una idea, un programa y un equipo. Para ello mismo, los líderes necesitan, además de profetas y apóstoles, de un pretexto, que debe ser sólido. De un enemigo real, que debe tener culpas. Y de un enemigo ficticio, para todo lo que se ofrezca. 

Mito o realidad. Leyenda o verdad. Eso es lo que rodea a los verdaderos líderes. A los buenos y a los malos. Así pasó con Hitler, De Gaulle, Churchill, Mao, Castro, Madero, Perón, Lenin, Nasser, Gandhi, Roosevelt, por mencionar algunos liderazgos políticos mundiales y desde luego, así pasara con AMLO y Alfaro por mencionar a dos de esta época.

Finalizo diciendo que, quizá por la terrible pandemia que nos azota, parce que éste no es época de partidos, sino de líderes. Mal para los que no tienen ni partido ni líderes, porque ello significa que no tienen política.

PD. Me enteré de la renuncia del Rodolfo Flores González a la Coordinación de Participación Ciudadana y Construcción de Comunidad del Ayuntamiento de Tlajomulco. No sé si dejó su cargo por que cometió un error o porque fue víctima de una canallada política. Ambas causas lamentables. Siempre he considerado y seguiré considerando a Rodolfo un buen hombre, un buen político y un buen servidor público. Lo conocí allá por el año 2010 en la administración municipal de Tlajomulco que encabezó el hoy gobernador Enrique Alfaro Ramírez y cómo colaborador cercano del hoy Senador y dirigente nacional de Movimiento Ciudadana Clemente Castañeda Hoeflich. Ojalá pronto se reincorpore a la política y al servicio público.         

disfruta el fin desde casa

DrossRotzank

Disponible en YOUTUBE

Para los que buscan terror en Youtube, les recomiendo este canal donde podrán encontrar desde uno que otro dato curioso hasta las historias más escalofriantes de todo internet, Dross es un sujeto bien conocido por adentrarse en conocer todo sobre aquellas historias que pocos son valientes de investigar, No Te lo pierdas.

Leyendas del mañana

Disponible en NETFLIX

Si lo que te gusta son los superhéroes en Netflix se encuentra esta serie que de seguro es para ti, la historia gira en torno a un viajero del tiempo que deberá juntar un grupo de gente habilidosa y con superpoderes al darse cuenta que no sólo el mundo si no el tiempo mismo corre total peligro.

Hanna

Disponible en AMAZON PRIME VIDEO

Acción y suspenso sobra en las aventuras de Hanna una adolescente decidida a derrotar a la misteriosa organización que intentó convertirla en una agente mortal sin saber que estaban creando a su propio mayor enemigo, ¿Quién ganará la lucha? ¡Descúbrelo!.

Avión presidencial, a escena

Alfonso García Sevilla

La distracción como una forma de manipulación mediática, según Nahom Chomsky, se basa en entretener la atención del público de la información verdaderamente importante como pueden ser las decisiones políticas y económicas que afectan al conjunto de la ciudadanía. Esto se consigue desviando la atención de la gente con un montón de informaciones que no son relevantes con las que diariamente bombardean los medios de comunicación.
Un distractor muy efectivo que ha utilizado exitosamente la 4T es el avión presidencial. Ante un escenario adverso, como lo enfrentamos en este 2020 con más de 43 mil muertes por Covid-19 y los casi 60 mil homicidios violentos, la pérdida del empleo de 12.5 millones de mexicanos y la economía cayendo estrepitosamente sin un plan de reactivación inmediato, se agrava con los daños que sufren estados del norte del país por los efectos que ha dejado el huracán “Hanna”.
Sin embargo, para AMLO estos hechos no ameritan su atención. En la mañanera de este lunes, realizada en el ex hangar presidencial, teniendo como fondo el avión “José María Morelos”, del que refirió ser una representación de “cómo se mal gobernaba en el país durante todo el periodo neoliberal. Es un ejemplo de los excesos que se cometieron. Es ostentación”, afirmó.
“Para que no haya duda o malas interpretaciones, el propósito de hacer esta conferencia con el avión de fondo, es para dar a conocer al pueblo de México cómo se mal gobernaba al país, de cómo había lujos en el gobierno durante todo el periodo neoliberal. Se le daba la espalda al pueblo, sobre todo a la gente humilde, y los altos funcionarios vivían colmados de privilegios de atenciones. Era un gobierno de ricos, para ricos con un pueblo pobre”. Remató el presidente.

Hace alrededor de dos años, más de 30 millones de votantes le otorgaron a Andrés Manuel el aplastante triunfo en las urnas, hace dos años la gente harta de los excesos generados en el sexenio de Peña Nieto, tales como Odebretch, la Estafa Maestra, la Casa Blanca, el poco efectivo combate a la corrupción, a la inseguridad, al crimen organizado, al poco crecimiento económico, y un largo etcétera, optaron por un cambio radical, no votaron para que sistemáticamente les recordarán los malos gobiernos pasados, eso de sobra lo sabía la gente, votaron porque en AMLO veían la esperanza de un cambio verdadero, con soluciones a todo lo que los gobiernos “neoliberales”, habían hecho mal en el país, sin embargo, a dos años de distancia, la 4T está más ocupada en la rifa de un avión y seguir con la cantaleta de los anteriores corruptos neoliberales enemigos del pueblo, con lo que demuestran que aún no encuentran soluciones de fondo para los grandes temas que aquejan al país.

A %d blogueros les gusta esto: